¡Guatemaltecas, nuestros 25 años y más allá!

Por: Ingrid Julissa De La Paz, famdelapaz5@gmail.com

En la actualidad, las mujeres guatemaltecas a los 25 años nos encontramos en una posición única y prometedora en nuestras vidas, crucial y fantástica. A medida que avanzamos en este siglo, el panorama para nosotras está experimentando cambios significativos, pero también enfrentamos desafíos que no pueden pasarse por alto.

En este punto de nuestras vidas, el acceso a la educación superior se ha vuelto más accesible culturalmente, es decir, más aceptado que las mujeres seamos profesionales, no por ello todas tenemos la oportunidad de hacerlo, en los 25 años, muchas de nosotras ya hemos completado nuestros estudios o estamos en proceso de hacerlo.

También, en los 25 años, impera un espíritu emprendedor, muchas de nosotras estamos aprovechando nuestra educación y habilidades para iniciar nuestros propios negocios, debido a que el entorno empresarial en Guatemala está evolucionando y brindando oportunidades para que las mujeres lideremos en diversos sectores. Los informes muestran un aumento en el número de mujeres emprendedoras en Guatemala, esto es alentador, ya que estamos demostrando nuestra capacidad para ser líderes en el mundo empresarial.

Sin embargo, no podemos ignorar que, en el ámbito laboral, las mujeres guatemaltecas a los 25 años enfrentamos desafíos persistentes, la igualdad de género es un objetivo que se está logrando gradualmente en el país, pero aún queda camino por recorrer. Nos vemos forzadas a trabajar como si no fuésemos madres y ser madres como si no trabajásemos, se nos exigen estudiar como si no tuviésemos responsabilidades laborales, y trabajar como si no quisiésemos seguir educándonos.

En este mundo tan agitado, es una lucha constante mantener el equilibrio. Nos dicen que no debemos descansar, pero sí prestar atención a nuestra salud. La sociedad nos presiona, a menudo tildándonos de egoístas cuando intentamos dedicar tiempo a nuestras necesidades personales, pero al mismo tiempo se espera que siempre estemos arregladas y disponibles para la familia y trabajo.

También es crucial recordar que nuestro camino hacia la igualdad y la superación está marcado por desafíos que debemos enfrentar con valentía. En una sociedad que aún tiene mucho camino por recorrer en cuanto a igualdad y oportunidades para las mujeres guatemaltecas a los 25 años, es fundamental buscar ese equilibrio entre nuestras múltiples responsabilidades y nuestras aspiraciones personales.

El futuro es brillante para las mujeres guatemaltecas a los 25 años, y estamos listas para hacer historia en todos los aspectos de la sociedad, construyendo un mundo más equitativo y justo para las generaciones venideras, para nuestras hijas, hermanas, nietas y amigas.

Ingrid Julissa De La Paz, famdelapaz5@gmail.com, Estudiante de Contaduría Pública y Auditoría / Ciencia Política con especialidad en Análisis Político – Facebook: July De La Paz – Twitter: @JulyDeLaPaz1 – LinkedIn: July De La Paz

Deja un comentario