Home Conócete - Autoestima A mi YO emprendedora de 20 años

A mi YO emprendedora de 20 años

Por Redacción
0 Comentario

6 cosas que le diría a mi yo emprendedora de 20 años

En lugar de lamentarnos por envejecer, debemos celebrar el hecho de que con la edad llega la sabiduría. Cuanto más tiempo tiene el cerebro para recopilar información, mejor puede aprender una persona de los errores del pasado y evitar cometer nuevos, o al menos los mismos. Es muy fácil mirar hacia atrás y decir, «si hubiera sabido entonces lo que sé ahora», pero la experiencia es la mejor lección. Sin embargo, aquí hay siete mensajes que compartiría con mi yo de 20 años para mantenerla motivada y con más confianza mientras mira hacia el futuro.

1. Cuestiones de mantenimiento de la salud física

Para muchos, tener 20 años es una época llena de trasnochar, comida rápida y falta de ejercicio. La priorización hacia una buena salud física no es tan frecuente porque eres naturalmente más enérgico y, a menudo, tienes un metabolismo más rápido. Sin embargo, a medida que envejece, esta racha de buena suerte comienza a expirar y todos los malos hábitos afectan su apariencia y, lo que es más importante, cómo se siente.

Publicidad

La primera regla del autocuidado no es glamorosa, pero es la más importante: cuida tu salud física. Mantener una rutina de alimentación saludable, ejercicio regular y una buena noche de sueño puede hacer maravillas para el cuerpo y la mente. Estos conceptos básicos mantienen a las personas conectadas a tierra cuando experimentan mucho estrés o ansiedad y luchan contra la enfermedad.

Si hemos aprendido algo de los últimos dos años, la importancia de nuestra salud y la forma en que tratamos nuestro cuerpo a diario marca la diferencia. En lugar de depender de soluciones rápidas o probar cada nueva tendencia de salud, mantener una dieta saludable, un régimen de ejercicio y hábitos de sueño dan sus frutos a largo plazo y brindan más energía para continuar haciendo las cosas que disfruta.

2. Elimina los factores estresantes (y restaura la buena energía)

Como complemento al mantenimiento de la salud física, la eliminación de los factores estresantes también debe ser una prioridad. Aunque no todo es desechable automáticamente, es aconsejable evaluar de cerca las relaciones y las cosas en la vida que causan estrés. Podría comenzar tan simple como volverse más organizada. Alguien que acaba de salir de la universidad aún no está acostumbrado a toda la monotonía de pagar las facturas a tiempo, encontrar un equilibrio entre el trabajo y la vida y saber lo que se necesita para renovar el hogar.

Despejarse, deshacerse de todas las cosas extrañas que no importan. Esto podría significar todo, desde ropa vieja que ya no te queda bien hasta viejas amistades que ya no se sienten valiosas. Libera espacio para invitar a nuevas relaciones y experiencias positivas a la mezcla.

Una vez que se han eliminado los factores estresantes, se puede invitar a la restauración de la energía del sonido. Esto podría implicar actividades centradas en la relajación y la preservación de la salud mental, como la práctica de la meditación, las autoafirmaciones, el yoga y la terapia. Comprender dónde está desequilibrada la vida puede enfocarse en las pequeñas cosas que se pueden hacer para marcar una gran diferencia con el tiempo.

3. Aprende a decir no

El miedo a perderse algo es intenso a los 20 años. Es un momento para explorar y experimentar cosas nuevas, por lo que decir que sí a todas las invitaciones parece correcto. Sin embargo, esta mentalidad de todo incluido puede conducir rápidamente al agotamiento. Además, la gestión del tiempo puede ser un desafío durante los 20, ya que hay más autonomía en su vida personal y profesional. Puede haber mucha mala priorización de la diversión y el tiempo dedicado a las redes sociales frente a las responsabilidades de ser adulto e interactuar en la vida real.

Le diría a mi yo más joven que está bien tomarse un descanso de vez en cuando. Está bien decir que no si algo no es tu responsabilidad o no te emociona. Con demasiada frecuencia, como mujeres jóvenes, asumimos la carga de la culpa incluso cuando las cosas no son culpa nuestra. Nos apresuramos a disculparnos por acciones que no lo requieren, y mantenemos ese comportamiento aprendido a medida que envejecemos. En cambio, es mejor establecer límites claros de lo que es y no es aceptable y cómo administrará su tiempo para promover la vida que desea vivir.

Como alguien más joven, estarás en las etapas iniciales de tu carrera con más para aprender y experimentar, pero eso no significa cargar automáticamente con la carga de los problemas o planes de otras personas. Comunicar las expectativas por adelantado puede ayudarlo a administrar mejor el tiempo y decir no a las personas y los lugares que agotan su energía.

4. Enfócate en construir relaciones profesionales

Internet ha cambiado las reglas del juego para las redes desde que tenía 20 años. Conectarse con personas a través de canales en línea como LinkedIn, Twitter y correo electrónico es mucho más fácil. Sin embargo, ya sea que establezca relaciones profesionales en persona o en línea, la autenticidad es fundamental. Enviar spam a los ex alumnos de la universidad no es útil, pero participar activamente en su grupo de ex alumnos a través del voluntariado o la asistencia a eventos organizados puede ser un excelente lugar para conectarse.

Por otro lado, puede convertirse de manera proactiva en una voz de autoridad, extender la tutoría a otros y crear eventos y oportunidades para establecer contactos. Como cualquier otra relación, construir un círculo profesional sólido requiere un equilibrio entre dar y recibir para curar un espacio de apoyo.

5. Cree en ti misma

La duda puede filtrarse a cualquier edad, pero las inseguridades son comunes a los 20 porque todavía estás resolviendo las cosas. En la era actual impulsada por los medios, es incluso más fácil sentir que esto se establece debido a las comparaciones de éxito. Es importante desarrollar una fuerte confianza en uno mismo y creer en uno mismo.

Sí, habrá rechazos y pérdidas, errores y arrepentimientos. Todo eso es parte de la vida y no cambia el hecho de que estás destinada a hacer grandes cosas. Cada vez que surjan inseguridades, concéntrate en al menos tres cosas que te gustan de ti misma.   Lee libros de desarrollo profesional que te hablen (¡y sáltate los que no!). Ponte en contacto con una persona a la que admires para que te asesore. El mundo está lleno de suficientes detractores; no seas uno contigo misma.

6. No escuches el ruido negativo

Aprender a filtrar el «ruido» del mundo requiere práctica. A medida que se multiplican las interacciones y se expanden los círculos, puede ser más difícil escuchar su voz interior. Comience con las influencias más dañinas. Estas personas se quejan constantemente y les cuesta decir cosas buenas de los demás. Incluso si estos comentarios no están dirigidos a ti, también afectarán tu forma de pensar y cómo actúas con los demás.

Además, limita el tiempo que pasas en las redes sociales. La negatividad que puede surgir a través de los trolls en línea, los titulares que provocan clics y un falso sentido general de sí misma puede volverse agotador. Practica desconectarte de lo negativo y sintonizarte con la gratitud y la paz. Sin embargo, está abierta a los días malos y ten la seguridad que no durarán pero ten la tranquilidad de que todos los días deben estar llenos de positividad al 100 %.

Nunca hay un momento en que la vida esté completamente resuelta. Es aprender del pasado para prepararse para el futuro y, al mismo tiempo, permanecer siempre presente.

You may also like

Deje un comentario