articulodesempleo

Se perdieron 13 millones de empleos femeninos según la OIT

De 2002 a 2007 la tasa de desempleo femenina se situó en 5.8% comparada con 5.3% para los hombres, pero la crisis aumentó esa disparidad de 0.5 a 0.7 puntos porcentuales

 

La crisis económica destruyó 13 millones de empleos para las mujeres, según el informe Tendencias Mundiales de Empleo para las Mujeres 2012, elaborado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

“Las tasas de desempleo de las mujeres son más altas que las de los hombres a escala mundial y no se prevén mejoras en los próximos años”, comentó Michelle Bachelet directora ejecutiva de ONU Mujeres al presentar el informe.

De 2002 a 2007 la tasa de desempleo femenina se situó en 5.8% comparada con 5.3% para los hombres, pero la crisis aumentó esa disparidad de 0.5 a 0.7 puntos porcentuales.

La diferencia de género en la relación empleo-población disminuyó levemente antes de la crisis, pero permaneció alta con 24.5 puntos, con reducción particularmente alta en América Latina y el Caribe, África y Medio Oriente.

“Si bien las mujeres contribuyen a la economía y a la productividad en todo el mundo, siguen enfrentando muchos obstáculos que les impiden realizar su pleno potencial económico”, señaló el documento.

Según el informe, el indicador de segregación por sectores económicos muestra que las mujeres están más limitadas en su elección de empleo en todos los sectores.

“La segregación sectorial ha aumentado a lo largo del tiempo, con mujeres que abandonan la agricultura en las economías en desarrollo y pasan de la industria a los servicios en las economías desarrolladas”, indicó.

En las economías desarrolladas el empleo de las mujeres en la industria se redujo a la mitad, desplazando a 85% de ellas de los servicios, sobre todo en educación y salud, agregó el informe.

El documento recomienda mejorar las infraestructuras a fin de reducir la carga de trabajo en el hogar y suministrar servicios de cuidado a los niños.

Sugiere equilibrar la división del trabajo remunerado y no remunerado entre mujeres y hombres principalmente a través de los programas que promuevan el reparto de las responsabilidades familiares.

Asimismo, realizar campañas de sensibilización para cambiar los estereotipos de género y para garantizar la implementación de la legislación contra la discriminación.

Bachelet, expresidenta chilena, consideró que más oportunidades laborales a las mujeres y apoyarles en sus tareas maternales y del hogar no es sólo la forma adecuada de hacerlo en favor de las sociedades, sino “la forma inteligente de hacerlo”.

0 shares
Artículo anterior

Melba Pazos de Gurrola

Artículo siguiente

Decálogo de la Mujer Emprendedora

Deja un comentario