Entrevista-1-sarah

Sarah Alzugaray

Pasión, Amor  y Coraje, palabras que describen a una mujer totalmente exitosa capaz de hacer a otras personas exitosas.

Soy una persona que esta para todo el mundo, siempre estoy en las buenas y en las malas.  Estén siempre presente para sus colaboradores.

Desde muy joven, a los 20 años, inicio su travesía hacia el éxito.  En el 2007, decidió ingresar a la universidad y obtener los conocimientos académicos necesarios para implementarlos en sus negocios; sin duda alguna son importante los conocimientos, pero más aún la pasión, metas y actitud con que se inicia un negocio, eso lo reconocí al salir de la universidad; ya que por pura inercia pude reconocer que había llevado al éxito mis emprendimientos realizados, nos dice Sara.

A través de una conversación muy amena, llena de energía y pasión, Sara nos comenta un poco sobre el camino que ha venido recorriendo como mujer emprendedora, esposa, madre  y mujer.   Primera mujer directiva en un club de futbol, Los Tigres del Aurora, además fue presidenta adjunta.  Lo incursiono con una dinámica de mercadeo y éxito.  Sin duda, los atributos que más le abrieron las puertas a la empresaria fueron su carisma y optimismo, ya que, siempre le apasionaron las ventas, pese a que en innumerables ocasiones le negaban el paso, trataba de ser persistente, “como mujeres tenemos ventajas en las negociaciones, entre hombres son más competitivos, pero cuando llegas con tu sonrisa los desarmas de alguna forma, creo que tenemos muchas virtudes, las cuales hay que saberles sacar provecho”, señala la ejecutiva.

 “Quitarse el miedo de soñar en grande y remover el no de tu vida”, ese es el lema bajo el cual Sarah ha ido alcanzado los éxitos que se propone.  – Nos dice: “Crecí en un hogar lleno de amor, viendo mucha fortaleza en mi madre, eso fue lo que siempre vi y me impulso”.    Ha manejado desde venta de inmuebles, lugares de entretenimiento temáticos con gran éxito, gasolineras hasta llegar hoy a tener más de 100 colaboradores a través de su empresa  Eurobodegas, que ya tiene presencia en toda Centroamérica y da un servicio totalmente personalizada en el caso de llevar los regalos de navidad para los hijos de colaboradores de grandes empresas;   y hoy en día manejar una de las más grandes franquicias, Justice & Brothers,  para toda la región centroamericana, y otros país de sur américa; cuando las cosas van bien, van bien desde el principio; pero todo depende de uno.   No hay espacio para las dudas.  “Todos mis sueños los he realizado, basta con creer fielmente en ellos.”

¿Cómo compagina el trabajo y la vida personal? Es muy fácil, el tiempo uno lo maneja y lo multiplica; el éxito de un empresario está en hacer un equipo eficiente y altamente productivo.   Como persona hay diferentes pilares que te mantienen, uno de ellos es la parte profesional, la personal, como mujer, el sentirme bien, estar bien de salud, alimentar la parte espiritual, familiar, e incluso la parte social. Mientras esos pilares estén fuertes todo irá bien. Trato de tener ese balance, porque a este mundo venimos a ser felices, no a otra cosa, sin hacer daño a nadie. Nada es imposible, el equilibrio es lo importante. Disfruto mi trabajo, nunca lo he visto como algo tedioso, me divierto mucho con mi equipo.  Si aprendemos a ser buenas hijas, aprendemos a ser buenas madres y  esposas; una buena esposa es una persona completa, un ejemplo a seguir por mis hijos.

Para lograr el éxito económico, en voz de la ejecutiva, la suerte no existe, tú creas las oportunidades, la seguridad en ti misma te lleva a transmitirla, nunca debes ponerte límites, así como también debes ser disciplinada, esto te ayudará a un viaje de autodescubrimiento donde cada paso que hagas será un reto y un compromiso para progresar profesionalmente.

“La mujer puede aportar cualidades muy valiosas para imprimir su sello en una empresa como su humanidad, capacidad de escucha, empatía e intuición femenina, tenemos que aprender que somos diferentes a los hombres, como dos caras de la moneda, pero considero un error competir para ver quién es superior, incluso existen ejecutivas que entran al mundo laboral adoptando una postura como hombre, vistiendo como hombre y lejos de sentirse orgullosas tristemente esconden esas cualidades”, afirma la exitosa empresaria.

Con 47 años, 3 hijos y más de dos décadas trabajando, para Sarah no ha sido fácil, pero una de las claves ha sido suscribir el trabajo a la familia no viceversa, además de ver a su matrimonio como un ancla porque el amor no es un sentimiento, es un acto de voluntad y hay que cultivarlo todos los días.   Está convencida que la mancuerna más exitosa de su vida, es su esposo.   En ese sentido hace énfasis de la importancia de saber elegir a la pareja con quien desea unir su vida, así también, midan mucho el circulo de personas que los rodea, que aporten a su vida y los hagan ser mejores personas. 

“Si como  empresaria  ayudo a un guatemalteco a su familia a ser mejor y mejorar su calidad de vida, habrá valido la pena los esfuerzos, pero si son muchas las fuentes de trabajo que generamos, mi alegría será inmensa, cada una de nosotras tiene una misión que debe ir descubriendo, viviendo y sobre todo gozando, podemos existir plenamente en paz y como mujeres ser felices, no superando a los demás sino en compañía de los demás”, apunta la directiva.

De esta forma,  Sarah, concluye que hay que responder solas ante las oportunidades y retos que se presentan, aprovechar aquellos dones y talentos que nos fueron dados, hacerlos crecer más y más, para que al final de la vida se pueda decir con toda tranquilidad: he cumplido, viví con plenitud, ¡soy una mujer valiente y feliz!

0 shares
Artículo anterior

Un mes de rosa no es suficiente

Artículo siguiente

SONRIE CELEBRA A LOS NIÑOS

Deja un comentario