_DSC9851

Rebeca Orantes de López

Con amplia experiencia en el sector cosmético, desde hace más de tres décadas está al frente de esta empresa que a diario refuerza su pasión por la sustentabilidad, las relaciones humanas y los productos de cuidado personal.

 

Hace 38 años esta mujer inició, como es tradicional de las emprendedoras, con limitaciones un spa, que se convirtió en un imperio con seis unidades de negocio. Hoy, este imperio de la belleza cuenta con más de 300 colaboradores y próximas noticias regionales, bajo la idea de seguir como una orgullosa empresa guatemalteca con experiencia en consentir a sus clientes con los mejores servicios de salón y spa para así lograr el balance perfecto entre estado físico y mental.

¿Quién es Rebeca? Una mujer emprendedora, ambiciosa que siempre ha soñado y hecho realidad esos sueños, porque cuando se trabaja por ellos siempre se alcanza el éxito. Una mujer que disfruta trabajar por la realización de la gente que la rodea, porque considera que cualquier meta se puede alcanzar; que cree en Dios y agradece mucho todo lo bueno que le ha pasado. Nos dice doña Rebequita, como se le dice con cariño.

Este camino, lo inicio a los 33 años y hoy se siente plenamente orgullosa de lo que ha logrado y más aún porque desde pequeños involucro a sus tres hijos. “Me siento muy orgullosa de que ellos han sido los tres pilares del éxito que hemos alcanzado, desde pequeños los involucre y estoy segura que sin ellos no estaríamos donde estamos hoy”.

Para revista Mujer de Negocios, esta especial entrevista debía con la creadora de esta gran empresa y sus dos hijas, pues buscamos transmitir ese trabajo en conjunto de madre e hijas, con admiración y respeto es por ello que la entrevista se dio como una amena conversación con tres mujeres diferentes pero con una visión en común.

María Rebeca, la hija mayor… con alma de artista y creativa quien tiene en sus manos el área de mercadeo e imagen dentro de esta gran empresa. Creatividad, detallista, perfeccionista, encanto y transformación son las características que la describen brevemente.

María Mercedes, con el alma de estratega y analítica a quien le caracteriza la pasión, obsesión, trabajo, amor y alegría.

Tuvimos una conspiración entre nosotras para alcanzar el éxito, con una visión de futuro hacia el infinito, pues para nosotros no hay límites. Afirma con alegría doña Rebequita.

María Rebeca, nos dice. Desde pequeñas mi mamá nos fue involucrando en todas las actividades, y es la mejor herramienta que una madre puede dar, confianza y apoyo incondicional; fomento en nosotros el poner en acción cada sueño que llegaba a nuestra mente. Mi mamá es una mujer muy organizada y eso nos lo enseño. En mi caso por la habilidad artística que tengo, siempre era yo la responsable en las decoraciones y dar a nuestros clientes vías funcionales dentro de nuestra empresa; fue así como me fui involucrando cada día, hasta que hoy en día manejo el mercadeo y la imagen en general de Rebecana. Para llegar a esto me fui preparando acá en Guatemala e Italia, nunca ha habido límite para aprender y ese es uno de nuestros valores, la transformación y educación de nuestras colaboradoras. Con nosotros debe sacar lo mejor de sí. Para nosotros “déjese consentir” es transcendental que nuestros clientes lo perciban, lo vivan y lo transmitan.

La consistencia de siempre brindar lo mejores productos y servicios, sencillamente consentirlos y estar en los puntos estratégicos para nuestros clientes. No esperamos que ellos se adapten a nosotros; nosotros nos adaptamos a ellos. Todos nuestros Rebecana, tienen un estándar de calidad y servicio.

María Mercedes, actualmente soy la directora general me concentro en la estrategia hacia dónde vamos y todo lo que hagamos represente un paso al futuro de Rebecana, y la forma de hacerlo es estando en contacto con todas las personas, es por ello que veo el área de recursos humanos desde el área formación técnica, académica y emocional. Dentro de la organización tenemos planes de carrera para ellas; desarrollamos sus verdaderos talentos y les fomentamos el valor que tiene la profesión a que se dedican. Para Rebecana, es trascendental la autoestima de cada una de nuestras colaboradoras. Nuestro gran valor es la hospitalidad y por eso buscamos que cada cliente se sienta en su casa, consentida y cualidades que buscamos transmitir a nuestro equipo de trabajo para que pongan en práctica nuestros protocolos de servicio y código de ética, pero sobre todo para que vivan un espíritu de servicio. Creo en las oportunidades, pero lo importante es tomarlas, no hay que dejarlas pasar. Asimismo, soy muy responsable y humana, procuro entender las necesidades de los otros, porque ante todo está la gente.

En Rebecana, hemos creado nuestro propio concepto, tenemos una armonía con la naturaleza, pues venimos de un mundo natural y es ahí donde nos logramos equilibrar y cargamos nuestras energías, en Rebecana nos nutrimos como de la madre tierra. Finaliza María Mercedes.

Consentidora, cariñosa, ayuda a los demás, disfrutar la vida, pero sobre todo Fe en Dios, pues lo que Él decide es lo que hago todos los días. Son las palabras que la describen nos dice doña Rebequita.

Siempre fomente en mis hijas que aprendieran a vivir una vida en equilibrio y disfrutar de lo mejor, y es algo que también lo vivimos con nuestras colaboradoras. Además, de ser muy consentidora, también es perfeccionista y exigente. Nos dice.

¿Cuál es su misión doña Rebequita? ya a mis 70 años me doy cuenta que debo seguir con la misma mística que he tenido hasta ahora, es decir, comprometida y apasionada con lo que hago. Hacer crecer Rebecana y cruzar fronteras.

¿Cuál ha sido su mayor satisfacción empresarial? Sin duda alguna es haber apoyado a tantas mujeres que han encontrado su camino y han crecido con nosotros, haciendo crecer a sus familias, ese seguramente ha sido mi mejor logro. Aún visito los diferentes Spas, y todas me reciben de la mejor manera, me hacen fiesta y eso a mí me hace sentir maravillosa y plenamente satisfecha.

Para María Rebeca, su mayor satisfacción es ver crecer la empresa, con todo lo que esto conlleva no solo en lugares o números, sino lo más importante nuestras colaboradoras. Recientemente jubilamos a nuestra primera colaboradora y fue algo maravilloso tanto para ella como para nosotros. Además, aplicar todo este ambiente de encanto cuando nuestro cliente viene ingresa a un santuario que la conecta con la naturaleza, tenemos paredes curvas, pisos desiguales, siempre hay agua; no hay fotos con quien se tenga que comparar. Buscamos que vivan una experiencia multisensorial que transforme a las personas y las haga sentir y encontrarse a sí misma.

Que un cliente prefiera venir a Rebecana, en lugar de cualquier otro lugar que le quedo cerca. Es la mayor satisfacción profesional para María Mercedes, pues nos dice que eso les dice que están haciendo bien las cosas y les ha dado la lealtad de los clientes. Estamos seguros que todo cliente que viene por primera vez con nosotros no va encontrar en ningún otro lugar el servicio que tendrá con nosotros. Se va a encantar con nosotros.

Les preguntamos a María Rebeca y María Mercedes ¿qué representa su mamá? Mi mentora, me dio el empuje y disciplina. Borro desde mi niñez la palabra no se puede, para mí no hay límites. Nos dice María Rebeca. Mientras que María Mercedes, con una franca sonrisa nos dice: representa mi máxima influencia que he tenido en mi vida, mi formación básica, los principios que me han hecho ser lo que soy como mujer, como madre como profesional. Aprendimos de ella en todo sentido, siempre sigue siendo mi guía.

¿Cómo han manejado el equilibro profesional y personal? Parte del equilibrio en nuestras vidas es que hemos sabido manejar nuestros tiempos, ha habido relevos y se ha potencializado las fortalezas que cada una posee y pues lo hemos sabido aplicar muy bien, respetando las cualidades de cada quien. Además, una de las claves está en ser organizadas y planear cada paso, lo mejor es posponer algunas cosas y priorizar, además de pedir ayuda, lo cual a las mujeres nos cuesta mucho trabajo. También es importante saber de qué somos capaces y de qué no, es decir, no podemos hacer todo, por nos complementamos. Afirma María Rebeca.

Todas las mujeres podemos alcanzar nuestras metas, todo es proponerse y pensar estar convencidas que lo van a lograr poniéndonos en manos de Dios. Concluye esta amena conversación con un trío de mujeres líderes que transmiten alegría y un legado de emprendimiento y admiración. Finaliza con alegría doña Rebequita.

Para Mujer de Negocios, quedó demostrado ese dicho que dice que —lo que se hereda no se hurta—, ya que con su talento han conquistado lo que se propusieron a través de sus innovaciones han consentido y enamorado a un importante mercado.

0 shares
Artículo anterior

10 tips para una mamá que trabaja y viaja

Artículo siguiente

Nominadas a Gerentes del Año por AGG

Deja un comentario