perseverancia

Perseverancia, la clave del éxito

Las personas que han triunfado, no es porque sean más inteligentes y poderosas, simplemente han sido constantes, se han fijado metas y han luchado por alcanzarlas. Por: Lucía Legorreta

¿Por qué la mayoría de las veces empiezas algo y no lo terminas? ¿Por qué hay quienes alcanzan grandes metas y otros que solo se quedan en la imaginación? “No existe perseverancia sino hay ideal”.

Así como un escultor imagina en su mente el objeto que desea crear a partir de un bloque de piedra, cada quien determina qué hará con su vida y cuáles serán los objetivos: eres la escultura de tu destino.

Sin embargo, si el escultor cincela largo tiempo sin proponerse con claridad una idea, terminará sin lograrlo, aunque tampoco concretará la idea de la escultura si deja de tallar; es decir, no se puede alcanzar el ideal sin la perseverancia. El punto es que ambos elementos van íntimamente unidos y no se da uno sin el otro.

¿Qué significa perseverar? Esta acción se trata de que, una vez tomada una decisión, se lleven a cabo las actividades necesarias para lograrlo. Es continuar con un propósito aunque surjan dificultades o pese a que disminuya la motivación personal a través del tiempo.

Hombres y mujeres que han triunfado no son más inteligentes, poderosos, ricos o famosos, sino aquéllos que han sido constantes, los que se han fijado metas y han luchado por alcanzarlas. Es un hecho que la carrera no siempre la ganan los más veloces, sino quienes siguen corriendo.

Pero cuidado, la perseverancia no debe confundirse ni con la terquedad ni con la rutina. Por terquedad me refiero me refiero a seguir con actividades necesarias para alcanzar lo decidido, aunque te des cuenta de que la decisión no es la correcta; o bien, si surgen imponderables que indican que no es prudente seguir. La rutina es adoptar una conducta que se mantiene sin sentido , esto es “hacer por hacer”.

Para acompañar a la perseverancia hay actitudes y emociones que ayudan a convertirte en una mujer constante y fiel en lo que te propones. Éstas son la ilusión, el entusiasmo, el optimismo, la tenacidad, la fortaleza, la constancia y la voluntad.

Factores que afectan una actitud perseverante

  • La inconstancia.  Empezar algo y no terminarlo. Está relacionada con la duración; es decir a medida que pasa el tiempo abandonar lo iniciado. También está vinculada con la necesidad de abstenerse de otras actividades que podrían ser más divertidas o sencillas.
  • Temperamento emocional.  Basar el modo de ser en sensaciones o sentimientos que son, muchas veces inestables.
  • Obstáculos y dificultades.   Siempre encontrar dificultades y tropiezos. La solución a esto es anticiparse a los problemas y prepararse para superarlos.
  • Pesimismo.   Es una de las actitudes que menos genera, ya que se ve a los errores o limitaciones como factores que nos detienen.
  • Multitareas.    Hacer demasiadas cosas al mismo tiempo no es del todo positivo ya que nos agotamos y hacemos mal alguna de las tantas tareas.
  • Vanidad.   Quien se deja dominar por ésta nunca podrá ser fiel a un compromiso serio ya que la perseverancia exige muchas horas de trabajo oculto.
  • Impaciencia.   No esperar o querer que suceda rápido y fácil, no es conveniente. Los ideales se logran poco a poco.
  • Mala administración.   Para aprovechar el tiempo es necesario darle su justo valor y saber organizarlo.
  • No saber decir no.   Este es un problema común que implica comprometerse a cosas que de antemano se sabe que no se cumplirán.
0 shares

Deja un comentario