shutterstock_105216083

Pasos para tener Éxito

Al establecer nuestras metas. Pregúntate: ¿qué es lo que quiero? Para lograr nuestras metas es necesario distinguir entre nuestras necesidades y las planteadas por la cultura o la gente que nos rodea.

 

Es importante reconocer las necesidades de los demás. Pero reconocerlas y respetarlas no significa que tenemos que hacerlas nuestras.  Muchas veces sabemos lo que no queremos, pero no siempre sabemos claramente que si queremos.

Pero podemos averiguarlo.  Pregúntate: ¿Por qué o para qué lo quiero? ¿En qué me perjudica ahora, el no tener o hacer…? ¿En qué va a cambiar mi vida, relación, persona, etc., cuando logre mi meta?

– Escribe las respuestas. Recuerda que es importante ser realista en la meta y en los beneficios.

– Fortalece tu confianza. Para tener éxito, es necesario que tengamos fe en nosotros, que confiemos en que lo podemos lograr. Piensa en todas las veces que sí has logrado lo que te has propuesto, aunque creas que son logros que no valen la pena. No los califiques de acuerdo a su importancia o magnitud. Considéralos sólo como una muestra de que sí hay cosas que puedes lograr y por lo tanto, lo que no sabes o no has podido, lo puedes aprender. Escríbelo para que te lo recuerdes, cuando te sientas desmotivado o cometas algún error. Haz que la frase: “Si no lo he logrado, puedo aprender a hacerlo” sea parte de tu vida diaria. Si has intentado hacer algo varias veces y no has tenido éxito, quizás necesitas hacerlo de forma diferente o tal vez necesitas ayuda ¡Búscala! Establece un compromiso contigo mismo; describe las consecuencias positivas que vas a obtener.

El dato – Pregúntate si vale la pena el esfuerzo que tienes que hacer.

Si no estamos dispuestos a esforzarnos, nuestra meta no es realmente nuestra o está basada en algo en lo que no creemos o que no deseamos con el corazón.

Ponte metas que realmente te motiven.  Que tu corazón y tu mente estén involucrados. Es importante escribirla en forma positiva: lo que sí vamos a hacer y no lo que queremos dejar de hacer.

Agradezcamos:
La vida; ya que cada uno es protagonista
La amistad; que no nos deja sentirnos solos
Los recuerdos; que alimentan el alma
Los ríos y mares, la tierra y el viento; que nos permiten contemplar cada día la belleza de la creación
El antes y el después; para no cometer errores
El ayer y el ahora ; para vivir plenamente.

Valoremos:
La felicidad; buscándola en cada momento
Los sueños; que nos dan fuerza y nos recuerdan que estamos vivos.
Las palabras; porque una palabra de aliento a tiempo, ayuda, da fuerza, motiva.

y Aprendamos:
A no darnos por vencidos
A amar sin rencores
A creer en uno mismo, en que podemos hacerlo.
A luchar y jamás volver la espalda
A escuchar.

 

0 shares
Artículo anterior

¿Se puede aprender a emprender?

Artículo siguiente

La economía la mueven las mujeres

Deja un comentario