entrevista-ft2

María Elena Torriello

Sentirse en la plenitud de la vida habla de un camino recorrido lleno de aprendizajes, altibajos y también satisfacciones.

 

Este es el momento por el que atraviesa María Elena Toriello, quien nos cuenta cómo ha sido su andar para llegar hasta el día de hoy, cuando las esferas de su vida están en su mejor momento. Su carera como comunicadora está consolidada y el amor, toca de nuevo a su puerta.

María Elena Toriello es una mujer que no le teme a los granes retos. Su vida profesional ha estado plagada de múltiples responsabilidades y de muy diversos perfiles. Su misón no es fácil, pero sí muy apasionante y jamás aburrida. Para su fortuna, cuenta on un maravilloso y comprometido equipo de trabajo, que le permite dar a sus clientes la asesoría precisa que necesitan para así hacer crecer sus marcas a través de las relaciones públicas.

La labor de María Elena es muy atractiva, pero también muy complicada. Hay que estar pendiente de un sinfin de detalles, y tener la creatividad suficiente para ofrecer a cada cliente lo que necesita.

En un ambiente muy relajado y de confianza iniciamos nuestra entrevista, queriendo saber ¿Quién es María Elena? quien nos responde con toda plenitud: “Soy Una mujer feliz, comprometida con sus seres queridos y con su país y que vive cada día con intensidad”.

¿Cómo ha manejado y logrado el equilibrio profesional, madre y mujer? Con creatividad y paciencia, uno se pasa la vida entera buscando el equilibrio, eso es parte del arte de vivir. Para las mujeres parte del equilibrio es desempeñar varios roles, el de pareja, hija, madre, profesional y muchísimos otros. Las mujeres somos multitask, lograr hacer eso con libertad y fluidez es fundamental para encontrar equilibrio.

¿Cómo se inició en este negocio? Un poco por casualidad, yo trabajaba en el servicio exterior de Guatemala y me trasladaron de regreso a la cancillería. Yo vivía en Venezuela y le había recomendado a mi hermano Eduardo a una amiga venezolana que se traslado a vivir a Guatemala como gerente para la agencia de relaciones públicas y ella me ofreció trabajo cuando regresé. Yo no me formé en relaciones públicas ni comunicación, sino en relaciones internacionales. Sin embargo, hay ciertos elementos en los perfiles que cazan perfectamente en ambos, como el sentido común, la capacidad de análisis y otros, así que llevo 12 años en este oficio y me ha fascinado.

¿Sus mejores satisfacciones? La experiencia de ser madre, sentir amor del bueno, la amistad verdadera, reír hasta llorar, sufrir hasta que duela, ayudar a alguien a lograr algo.

 

¿Qué le recomienda a las mujeres profesionales de hoy en día? Que siempre busquen cómo lograr que su actividad profesional sea interesante y estimulante y que siempre estén informadas y actualizadas, que nunca pierdan su capacidad de sorprender y de aprender. Importante que siempre sepamos observar y escuchar.

¿Su frase favorita? “Nunca pierdas la capacidad de reírte de ti mismo”

Siendo más académicos, acabo de escuchar una frase del presidente Sanguinetti que me impactó muchísimo: “La historia es siempre prólogo y no epílogo, se trata de entender, no de juzgar”. Si los humanos actuáramos más así, seríamos mejores como sociedades.

Estoy segura que el balance de su vida es muy positivo; sus palabras, la confianza en ella misma, su mirada inquieta pero al mismo tiempo con rumbo. Sin duda alguna podemos afirmar que María Elena, es una mujer empatica, solidaria, de carácter fuerte y apasiona características que ha sido pilares fundamentales para el éxito que ha logrado. María Elena es un ejemplo palpable de que detrás de un gran equipo de trabajo hay siempre un gran líder.

0 shares
Artículo anterior

Mantén en forma tumente,¡ejercítala!

Artículo siguiente

BI y movistar lanzan tarjeta de crédito

Deja un comentario