shutterstock_7466947

Liderazgo en manos de las mujeres

Cada vez más consultores y especialistas en la administración de recursos humanos en las empresas constatan

que el liderazgo femenino es la solución a muchas deficiencias de talento dentro de las organizaciones privadas e incluso en las instituciones públicas (gobierno) y la actividad política.

De acuerdo con el académico Burns en su libro Leadership, el liderazgo se define como el proceso por el cual los líderes inducen y animan a los seguidores a conseguir ciertos objetivos que encarnan los valores, motivaciones, necesidades y expectativas de ambas partes: líder y seguidores.

La relación que los une, apunta, no tiene como base el poder, sino que se sustenta en la reciprocidad mutua de las verdaderas necesidades que han de ser atendidas. Bajo esta premisa es que se pueden identificar dos estilos de liderazgo.

Líder transaccional: motiva a sus colaboradores a través de recompensas y castigos. Es un estilo autoritario, con un uso de poder formal.

Líder transformador: es atrayente y carismático, innova en la empresa y motiva a su equipo transformando sus aspiraciones.

Con esto, según el investigador Peters en su libro La esencia del liderazgo, las mujeres dirigen las empresas mejor que los hombres porque su fortaleza satisface, en grado sorprendente, las necesidades de liderazgo de la nueva economía.

Algunos hombres se describen como líderes transaccionales, mientras que por su estructura cognitiva y conductual, las mujeres se identifican con el liderazgo transformacional (trascendente). El género femenino posee una predisposición natural para dirigir, coordinar el trabajo, sacar lo mejor de cada empleado y lograr objetivos concretos.

0 shares
Artículo anterior

¿Qué leer este mes?

Artículo siguiente

4 razones por las que el empoderamiento femenino es un buen recurso publicitario

Deja un comentario