shutterstock_47590672

Libérate de las dependencias

Los seres humanos por el hecho de serlo, tendemos a establecer lazos y dependencias a personas y cosas. Ese excesivo apego, nos crea unos miedos a la pérdida y  a la independencia que nos limitan de una manera exagerada en el camino hacia nuestras metas.  Por:  Ana Zabaleta

Aprender a liberar esos miedos y dependencias, te va a ser de gran utilidad para avanzar y evolucionar en tu vida personal y en tu negocio.

Entérate en este artículo de cómo liberar esas dependencias que te están interfiriendo en el camino hacia tus metas.

Aprende a ser responsable.   De tu vida y de tus sentimientos. Tú eres la única  responsable de los resultados que obtienes, ya que estos son para ti. Si tú no haces nada por ti misma ¿Cómo esperas que otros vengan a hacerlo por ti, cuando los resultados encima no son para ellos?

Coge las riendas de tu vida, sin esperar a que otros vengan a animarte o ayudarte. Tú eres la única que puedes motivarte. Sí, claro que puedes pedir ayuda, pero es posible que no te la den y eso no debe detenerte. Utiliza los recursos que tengas en tu mano y los que no, lucha por crearlos.

Ser asertivo y poner límites (no cedas al chantaje emocional)

Al ser tú la única responsable de tus resultados, no debes permitir que otras personas abusen de tu buena voluntad. Hay muchas veces que decimos sí cuando realmente queremos decir no. Aprende a decir no de buenas maneras cuando realmente no quieras o no puedas hacerte cargo de lo que te piden.

Por otro lado haciendo esto, evitarás luego esas decepciones que no sirven para nada, como cuando esperas que la persona a la que ayudaste, te ayude a ti y no lo hace. No te servirá de nada patalear y sentirte mal. Podrás pensar que es mala persona y lo que quieras, pero con eso no vas a conseguir nada, perderás tu tiempo y tus energías.

No  permitas  que cualquiera pueda hacerte perder los estribos, y menos cualquier desconocido como alguien por la calle que nos toca el claxon y ya nos pone de mal humor. Si te das cuenta estás permitiendo que cualquier desconocido te saque de quicio.

Para seguir adelante te basta con tu persona.   El apego a las cosas materiales y el miedo a perderlas te puede limitar más de lo que crees.

Las cosas materiales aquí se quedan, y aunque te sirvan para disfrutar y te guste tenerlas, pero para seguir adelante y continuar con tu vida, no las necesitas. Lo que sí necesitas es tu mente y tu cuerpo.

Tenerlas está bien, pero no tengas miedo a perderlas, siempre se puede volver a empezar. Mientras tengas vida puedes seguir luchando.

Tomar decisiones desde la tranquilidad.   Cuando estés enfadada o nerviosa no tomes decisiones,  espera a que se te pase el enfado. En caliente las decisiones nunca son acertadas. La ira y el rencor son malos consejeros y te sientan mal.

Ya verás que cuando tomas decisiones en frio y desde la tranquilidad, tomas las mejores y todo tiende a salirte mejor. Saldrás adelante por ti misma.

No olvides estos cuatro tips y conseguirás liberarte de las dependencias a las cosas y a los demás. Las dependencias son un gran freno para conseguir tus metas, mientras lo sigas permitiendo.

0 shares
Artículo anterior

Regalo especial de la Amistad

Artículo siguiente

Se premia el impacto contra la pobreza

Deja un comentario