know-how_kam2

¡Es momento! Emprende tu negocio

Has pensado en lo bueno que sería dejar tu trabajo y tener un negocio? Consíguelo sin riesgos

En la actualidad las exigencias de la vida han llevado a gran número de mujeres a ampliar su presencia a otras instancias de responsabilidad, volviéndose el eje central y principal proveedor económico de su familia. Responsabilidades que se ‘etiquetan’ cuando la sociedad no sólo las sitúa como el pilar y balance de la familia, la casa y los hijos, sino también cuando participa de manera más activa como proveedor con esquemas laborables con altos niveles de exigencia, lo que sin duda genera el reto permanente y la búsqueda para lograr equilibrio en su vida familiar, profesional, social, como madre, esposa y mujer.  Este esfuerzo suele ser agotador, pero lo es más cuando los sueños de abrir un negocio o empresa se ven desplazados por falta de tiempo y el miedo a poner en riesgo su economía. Este escenario, común en México, genera en las mujeres un permanente estrés ante la total incertidumbre de su futuro. El miedo paraliza la toma de decisiones, ¿Qué pasaría si pierdo mi trabajo?, ya no estoy tan joven; ¿Qué haría sin mis ingresos actuales?; ¿Como cumpliré mis responsabilidades?;  ¿Y si me enfermo?, ¿Si ya no cuento con el apoyo de mi pareja?; Nunca tengo tiempo, entonces ¿Cómo puedo empezar un negocio?; ¿Cómo puedo diversificar mis ingresos?, ¿Por dónde empezar? ¿Y los riesgos?, entre otros. A la distancia, es muy fácil contemplar cómo los miedos bloquean magníficas ideas que podrían ser grandes oportunidades de negocios. Hay que reconocer que no toda la gente es emprendedora, pero cuando la semilla e inquietud están presentes, sólo falta tomar la decisión y poner los dados en acción para hacerlos realidad.

Manos a la obra

Lo primero es convencerte de que no tienes que tomar riesgos innecesarios, si tienes un trabajo que te brinda ingresos fijos, puedes empezar tu empresa o negocio en paralelo, sin que tu nuevo proyecto interfiera con tus labores y horarios de trabajo. Cabe mencionar que esta etapa requiere un gran compromiso para no flaquear, estará llena de esfuerzos y sacrificios, pero te brindará la satisfacción de ver tus sueños hechos realidad. La primera recomendación es abrir la mente a nuevas oportunidades; observa y desarrolla tu capacidad para conceptualizar la idea que deseas realizar. Después, sólo toma la decisión y asume el compromiso para ponerlo en acción, esto será la pauta para su materialización y convertir, de esta experiencia, tu proyecto de vida.

Considéralo

En esta primera etapa es importante:

1. Conocer tus fortaleza y lo que te apasiona para decidir qué negocio desarrollar. Básate en tus conocimientos, experiencias, gustos, habilidades, destrezas, recursos y contactos, entre otros, después conócelo a detalle, si no, no lo hagas.

2. Busca oportunidades. Hay que detectar todo lo que pueda generar una oportunidad de negocio, pues ésta puede estar frente a ti y no verla. Genera estas oportunidades, recuerda que de una pequeña idea nacen grandes negocios.

3. Revisa el mercado al que vas dirigido. Busca nichos que no estén atendidos, con ello podrás enfocarte y ofrecer siempre algo diferente para posicionarte en ese segmento, minimizar tus riesgos, realizar gastos innecesarios, así como evitar la competencia sangrienta con negocios ya establecidos.

4. Capacítate. Aprende, lee, recuerda que todo éxito se mantiene si se explotan  el conocimiento y capacidad creativa.

5. Di no al conflicto de intereses. No desarrolles actividades o vendas productos o servicios que tengan que ver con tu trabajo actual.

6. Planifica y realiza tus proyecciones, con información lo más realista posible.  Infórmate, analiza bien tus escenarios, ahorra, busca financiamiento o apoyos gubernamentales y privados enfocados en Pymes.

7. Ten presente que el valor de la ejecución determinará el éxito de lo que emprendas. Pon en acción tus sueños y prepárate para sortear los obstáculos con confianza en tu capacidad y en tu proyecto. Con seguridad te enfrentarás con un sinfín de problemas, que sin duda serán el medio para fortalecerte en el trayecto.

8. Si no tienes dinero: Trabaja desde tu casa, esto te permitirá no tener gastos extras. Utiliza Internet e ideas creativas para promover y comercializar tus productos y servicios. Realiza convenios oacuerdos con proveedores que te den crédito, apoyo en publicidad, esquema de venta por comisión y consignación; lograr la distribución de una marca de prestigio y/o productos de fácil venta.

0 shares
Artículo anterior

Las 6 leyes psicológicas del comercio social

Artículo siguiente

Ejecutivas kam

Deja un comentario