liderazgo_human

Human Age

 

Ahora estamos entrando en una nueva era: Human Age. Manpower confirma que la nueva era tiene importantes implicaciones…

 

Las anteriores eras se definieron primero por la materia prima que las transformaron: la Era de Piedra, la Era de Bronce y la Era de Hierro, después se caracterizaron por los dominios que la gente conquistaba con una tecnología en constante mejora: la Era Industrial, la Era Espacial y la Era de la Información. Ahora estamos entrando en una nueva era: Human Age. Manpower confirma que la nueva era tiene importantes implicaciones tanto para los empleadores como para los individuos porque el potencial humano es el principal agente para el crecimiento económico. El mundo está experimentando una era de gran transformación, en la que los modelos de negocios tendrán que rediseñarse, las proposiciones de valor redefinirse y los sistemas sociales reinventarse. Los modelos y sistemas sociales existentes han sido utilizados en exceso y ya no son sostenibles. El caos resultante y la presión post-recesión que implica hacer más con menos están creando un entorno muy desafiante.

 

Las fuerzas globales, incluyendo la recesión, el rápido desarrollo tecnológico, un cambiante panorama demográfico y el ascenso y descenso del poder de los mercados emergentes y desarrollados están dando lugar a Human Age, y la velocidad del cambio está aumentando. Los efectos de estas fuerzas pueden sentirse en todas partes.

En Human Age, es más importante que nunca que las compañías se tomen el tiempo para entender con exactitud cuáles serán sus necesidades de talento, no sólo ahora sino para dentro de cinco o diez años y alinear su estrategia de talento con la su estrategia de negocios. Luego, deben volverse más ágiles en términos de cómo atraen, retienen y desarrollan a sus empleados. Los empleadores necesitan asegurarse de actualizar sus estructuras laborales y la capacitación de recursos humanos para permitirles multiplicar el potencial que necesitan para prosperar en esta nueva realidad.
Comprender cómo fortalecer este espíritu, pasión y potencial, no representa un enfoque global, y requerirá que los empleadores se comprometan con su gente en un nivel humano. La tecnología y el crecimiento de las redes sociales han llevado a un nuevo nivel de transparencia y la habilidad de comprometerse directamente y tener una conversación interhumana con casi todos; ya sea de empleador a empleado o de comerciante a consumidor.
Human Age presenta una oportunidad desafiante y excitante para que las organizaciones aprovechen el potencial de su más grande activo, su gente, para impulsar sus negocios. La recesión, combinada con los avances tecnológicos, las expectativas de transparencia en los negocios y la movilidad social, nos llevaron a la cúspide de una nueva era. Ahora, los gobiernos, compañías e individuos deben trabajar juntos para multiplicar el potencial del espíritu humano, que nos ayudará a encontrarle sentido a esta nueva era.

“El Talento es lo nuevo” la ineludible presión de hacer más con menos durante la recesión ha abierto los ojos de los empleadores al verdadero poder del potencial humano: con la gente adecuada en el sitio adecuado y en el momento oportuno, las organizaciones pueden lograr más de lo que imaginaron. Estas nuevas presiones están creando un escenario en el que la única manera de adaptarse, evolucionar y reconstruirse será a través de la determinación del espíritu humano. El enfoque de mentalidad simple de reducir costos ha forzado a las organizaciones a mirar a sus fuerzas laborales de diferentes maneras, inspirando creatividad e innovación como nunca antes, ha abierto los ojos de los empleadores hacia el verdadero poder de los seres humanos. Las compañías que entienden cómo canalizar y fortalecer la pasión y el potencial humano, y los individuos que pueden realmente comprometerse con ellos para participar en Human Age, serán aquellos que puedan seguir adelante. Los empleadores ahora necesitan ajustar sus perspectivas para asegurarse de que cuentan con los modelos laborales y la capacitación del personal adecuados para atraer, retener y multiplicar el potencial de la gente adecuada para tener éxito en Human Age.

Desafortunadamente, este talento en particular se vuelve cada vez más difícil de hallar y se crea un desajuste entre el talento disponible y aquel que necesitan los empleadores. Esta es la razón de la aparente paradoja en donde altos niveles de desempleo y puestos vacantes pueden coexistir. El talento no es sólo la gente, es la gente con habilidades y comportamientos específicos, y la manera de trabajar, por ejemplo, en un entorno global caótico, que se ajusta a las necesidades de una organización.

En Human Age, es más importante que nunca que las compañías se tomen el tiempo para entender con exactitud cuáles serán sus necesidades de talento, no solo ahora sino para dentro de cinco o diez años y alinear su estrategia de talento con la de negocios. Deben volverse más agiles en términos de cómo atraen, retienen y desarrollan a sus empleados. Ahora, los gobiernos, compañías e individuos deben trabajar juntos para multiplicar el potencial del espíritu humano, que nos ayudará a encontrarle sentido a esta nueva era.

0 shares
Artículo anterior

Talento para la Innovación

Artículo siguiente

Prospectiva Electoral 2011

Deja un comentario