Imagen 1 baja

Hipertensión en el Adulto Mayor

Riesgos de la hipertensión en el adulto mayor: Los pacientes ancianos con hipertensión y diabetes mellitus tienen un riesgo de mortalidad mayor que los controles no diabéticos de edad similar.

•    Los incrementos asociados con la edad en la prevalencia de hipertensión deriva de cambios en la estructura y función arterial que acompaña a la edad.
•    Una gran cantidad de pacientes ancianos descontinuará el tratamiento o toma sus medicamentos de manera inadecuada.
•    La prevalencia de hipertensión es menor en mujeres que en hombres hasta los 45 años de edad, es similar en ambos sexos de los 45 a los 64 años y es mucho mayor en mujeres que en hombres >65 años de edad.
•    En general, el riesgo de diabetes mellitus varía aproximadamente un 25% a 45% en  hombres y aproximadamente un 30% a 55% en mujeres y está frecuentemente asociado con la hipertensión.

Novartis comprometido con las pacientes que padecen enfermedades cardiovasculares hace un llamado de atención especialmente en el adulto mayor, en donde los pacientes ancianos con hipertensión y diabetes mellitus tienen un riesgo de mortalidad mayor que los controles no diabéticos de edad similar.

Consideraciones Generales

El Colegio Americano de Cardiología (ACCF, por sus siglas en inglés) en el reporte “Documento de Consenso de Expertos en la Hipertensión en el adulto mayor” –, establece que la población está envejeciendo y a medida que la hipertensión afecta a las personas de mayor edad (> 65 años), estos individuos muy probablemente experimentarán daño al órgano o enfermedad cardiovascular clínica (ECV).

Existen factores determinantes que contribuyen y aumentan el riesgo de padecer hipertensión; entre los más importantes se encuentra la ingestión de substancias y medicamentos, tales como: tabaco , alcohol, cafeína, fármacos no esteroides anti-inflamatorios (AINE’s), glucocorticoides, hormonas sexuales, calcio y vitaminas D y C .

Efectos en órgano blanco

De acuerdo al Reporte del AHA 2001 del Colegio Americano de Cardiologia (ACCF), las siguientes condiciones son altamente prevalentes entre los ancianos y están asociadas con un mal control de la presión arterial (PA):

•    Enfermedad cerebrovascular: afecta los vasos sanguíneos del cerebro y como consecuencia se produce daño en este órgano, como alteraciones en el lenguaje, en los  movimientos, en los sentidos, entre otros.
•    Insuficiencia Cardiaca
•    Trastornos del ritmo del corazón (Arritmias)
•    Infarto del miocardio o angina (dolor de pecho relacionado con lo la falta de oxígeno al corazón)
•    Alteraciones visuales por daños que se producen propiamente en el ojo o en el sistema nervioso central.
•    Alteraciones en las memoria y otras capacidades relacionadas con el aprendizaje, la atención y que pueden llevar el paciente a demencia.

Evaluación clínica y diagnóstico

El diagnóstico de hipertensión debe basarse en por lo menos 3 diferentes mediciones de la presión arterial, tomadas en 2 diferentes visitas a la clínica. Por lo menos 2 mediciones deben obtenerse una vez el paciente ha estado sentado cómodamente por lo menos durante 5 minutos con la espalda apoyada, los pies en el suelo, el brazo apoyado en posición horizontal y el manguito al nivel del corazón .  

Monitoreo de la presión arterial fuera de la clínica
El monitoreo de la presión arterial fuera de la clínica está indicado cuando el diagnóstico de hipertensión o respuesta a la terapia no resulta claro con los resultados obtenidos en las visitas a la clínica, cuando se sospecha de síncope o trastornos hipotensivos y para evaluación de vértigo y mareos.  . El caso de utilizar lecturas de la PA fuera de la clínica en los ancianos, particularmente mediciones de la PA en casa, es fuerte debido a riesgos potenciales de excesiva reducción de la PA en ancianos y un mejor pronóstico y exactitud versus  mediciones en la clínica.

Recomendaciones para el manejo

1.    Identificar causas reversibles y/o tratables
2.    Evaluar si hay daño al órgano
3.    Evaluar otras ECV (enfermedades cardiovasculares clínicas) factores de riesgo/condiciones co-mórbidas que puedan afectar el pronóstico
4.    Identificar barreras para la adherencia al tratamiento.
5.    Es importante darle particular atención a las áreas de la calidad de vida cuando se tomen decisiones terapéuticas. Debido a que el bienestar sintomático, la función cognitiva, la actividad física y la función sexual se ven disminuidos con la edad y la enfermedad .

Cambios en el estilo de vida

Las modificaciones al estilo de vida  pueden ser el único tratamiento para las formas leves de hipertensión en los ancianos.  Dejar de fumar, reducción del exceso de peso y estrés mental, modificación de la ingesta excesiva de sodio y alcohol, incremento a la actividad física también pueden ayudar a reducir las dosis de medicamento antihipertensivo .

Inicio de la terapia farmacológica

Los ancianos que tienen hipertensión son candidatos para intervenciones no farmacológicas; si continúan con hipertensión, debe considerarse la terapia farmacológica .
1.    La medicación antihipertensiva inicial debe iniciarse a la dosis más baja e incrementarse gradualmente, dependiendo de la respuesta de la presión arterial, a la máxima dosis tolerada.
2.    Si la respuesta de la presión arterial es inadecuada luego de alcanzar la “dosis completa” (no necesariamente la máxima dosis recomendada), debe agregarse un segundo fármaco de otra clase, siempre y cuando la medicación inicial sea tolerada.
•    Si existen efectos adversos o no se tiene una respuesta terapéutica, debe sustituirse por otra medicación de diferente clase.
•    Si la medicación inicial no es un diurético, generalmente se indica como segunda medicación.
3.    Si la respuesta antihipertensiva es inadecuada luego de alcanzar las dosis completas de las 2 clases de fármacos, debe agregarse una tercera droga de otra clase.
•    Antes de agregar nuevas medicaciones antihipertensivas, deben analizarse las posibles razones para la respuesta inadecuada de la PA.
•    En promedio, los pacientes ancianos toman >6 medicamentos de prescripción, por lo que la polifarmacia, la no adherencia y potenciales interacciones medicamentosas son preocupaciones importantes.

Adherencia con la terapia farmacológica

El Colegio Americano de Cardiología (ACCF)  afirma que una gran proporción de pacientes ancianos descontinuará la terapia o tomará los medicamentos de forma inadecuada. La no adherencia a menudo resulta en el fracaso para alcanzar los objetivos de presión arterial recomendados por el médico, lo que impacta en los resultados. Condiciones como mayor edad, no adherencia previa, bajo riesgo de eventos CV, otros problemas de salud, raza diferente a la blanca, estado socio económico bajo, complejidad del tratamiento (por ejemplo, múltiples dosificaciones, carga de pastillas), efectos secundarios, y costo de los medicamentos pronostican no adherencia con el tratamiento.  

Compromiso de Novartis
Novartis está enfocado en mejorar la vida de las personas con enfermedades cardiovasculares. Como líder mundial en el cuidado de la salud, Novartis provee terapias innovadoras para tratar la presión arterial –un problema de salud mundial.
El núcleo de la cartera de Novartis son sus medicamentos cardiovasculares para el tratamiento de la presión arterial, como Diovan, Co-Diovan, Exforge y Exforge HCT. Es importante consultar con el médico la mejor terapia que se ajuste a las necesidades de cada paciente.

0 shares
Artículo anterior

Protege tu piel

Artículo siguiente

Elige el mejor traje de baño

Deja un comentario