shutterstock_68828281

Hábitos de marketing y campañas de consumo post crisis.

No cabe ninguna duda que la crisis económica que comenzó hace algunos años ha supuesto un cambio radical en los hábitos de consumo de los usuarios.

 

No es únicamente que sea imprescindible optimizar los recursos al estar transitando por un ciclo caracterizado por la austeridad, es que adicionalmente, la forma en la que se construyen los nuevos negocios dentro de la nueva economía es totalmente distinta.
Las empresas se preguntan una y otra vez por el tipo de campaña de marketing a seguir en el nuevo modelo productivo y, lo que parece evidente, es que las estrategias de marketing actual se centran en la consolidación de la reputación y el establecimiento de un modelo de negocio a largo plazo, más centrado en la fidelización del cliente que en la obtención de beneficios rápidos.

Para elaborar una estrategia de marketing adecuada a la nueva economía debemos ser capaces de situar al cliente y la fidelización de este a través de la entrega de bienes y servicios con valor agregado y que respondan a sus necesidades, únicamente de esta forma se logrará un crecimiento sostenido y la consecución de los objetivos proyectados.

Los hábitos de consumo se centran en la satisfacción de necesidades que parten de las emociones y si existe un ámbito afectado por la crisis económica, es sin duda la percepción y extrema sensibilidad frente al gasto y el consumo que demuestran los usuarios.

Es fundamental centrarse en la consolidación de la marca, su reputación online es el punto neurálgico para el éxito en sus negocios y para ello, uno de los principales valores agregados consiste en ser conscientes que, la sensibilidad frente al consumo no son las únicas variables que se han modificado tras la crisis económica. Hoy, los usuarios buscan confiar en la marca, buscan la recuperación de los valores como puntos fuertes en la prestación de bienes y servicios.

Las nuevas tendencias de negocios se centran en planes de empresa que contemplan objetivos a corto plazo, en los que las campañas de branding tienen su papel protagonista, en el medio plazo se produce la creación y consolidación de la marca como centro de la comunidad y una vez lograda la fidelización a través de la confianza y la entrega de bienes y servicios con valor agregado.

El entorno actual y la eclosión de los Social Media ha supuesto un cambio adicional en la forma de hacer negocios, es más que evidente que las redes sociales permiten una mayor segmentación y por lo tanto, la creación de comunidades específicas que permitan a través de una relación reciproca, la consolidación de la reputación online,

Es por lo tanto el momento idóneo para la expansión de los negocios a través de las nuevas tecnologías, ¿la razón?… la relación coste- efectividad es óptima, principalmente si hablamos de innovación y emprendimiento donde las necesidades de controlar los presupuestos iniciales son aún mayores.

El valor agregado es otra variable que no debe perderse de vista, no se trata de ofrecer bienes o servicios inéditos en sí mismo, sino que se trata de lograr que el valor agregado de nuestra marca se centre en la calidad y el compromiso con las necesidades del cliente.

En relación con la vinculación con el cliente y aunque parece de sentido común, conviene tener presente que los negocios más exitosos son los que se concentran en la comunicación constante, abierta y bidireccional, como único camino para detectar sus necesidades y ofrecerle aquello que busca, lo que incide en la percepción que tenga de nuestra marca y en el grado de fidelización que alcance.

La mutación de la crisis económica ha puesto de manifiesto un cambio constante en las estructuras, no sólo en relación con los hábitos de consumo, sino principalmente en el modelo productivo que –carente de eficiencia y valor agregado- ha arrojado un alto número de desempleo estructural que se encamina hacia el emprendimiento como única válvula de escape.

El emprendimiento actual tiene, como es previsible, un presupuesto restringido por lo que aprovechar al máximo las herramientas sociales a nuestro alcance puede convertirse en una estrategia de marketing muy acertada en el momento actual.

Consejos para iniciar un negocio

– Determine el tipo de bien o servicio que vaya a ofrecer
– Estudie la competencia
– Establezca su valor agregado
– Dese a conocer, permita que le encuentren, céntrese en la consolidación de su marca personal antes de lanzarse a la obtención de beneficios económicos
– Utilice las redes sociales como herramientas para lograr abrir canales de comunicación con sus seguidores.
– Fomente la escucha activa
– Céntrese en las necesidades de sus potenciales clientes
– Tenga como principal objetivo la fidelización a través del compromiso

Únicamente a través de la calidad, el compromiso y la escucha activa, logrará consolidar su marca, después… la constancia, la perseverancia, la formación y el trabajo duro, le ayudarán a alcanzar el éxito.

 

0 shares

Deja un comentario