shutterstock_72061009

Equilibra tus roles de madre, esposa y empresaria

Ser madre, esposa y empresaria representa un triple reto. Todos los días hay que balancear la atención de la familia con la de la empresa. Si bien son actividades que absorben el 100% de tu tiempo, al final podemos decir que sin lugar a dudas se complementan.

 

Ser mujer no es obstáculo para crear un negocio, las emprendedoras tienen más dificultades para conciliar trabajo y familia. Sin embargo, la satisfacción y enriquecimiento personal compensan el esfuerzo.

Aquí algunos consejos que, a manera de receta de cocina, consideramos  básicos para lograr el éxito en esta cotidiana tarea.

Desarrollar un plan. Tiene que ver con la elección correcta de pareja, cuántos hijos quieres tener, sobre qué bases y valores los va a educar, y qué tipo de negocio quieres iniciar.

Maximiza el uso de tu capital. Te dejamos un ejemplo personal. Cuando contraje matrimonio hasta que mi primer hijo tenía 7 meses de nacido, mi negocio permaneció en casa, eso me ahorró tener un doble gasto de electricidad, agua, insumos, renta. Mi casa era mi oficina y por ende mis tres roles se llevaban a cabo en el mismo lugar sin exceder el costo, que ya implicaba la llegada de nuestro primer hijo. Esto fue el inicio de un entrenamiento sólido.

Organiza un horario. Este hecho para que puedas pasar tiempo con tu pareja y tus hijos, y por otro lado, para que puedas atender la empresa y sus múltiples pendientes. La adecuada organización del tiempo es fundamental. Y piensa en tiempo de calidad.

Apertura un negocio con el que estés familiarizada. Si no conoces el área de trabajo a dónde vas a entrar difícilmente te podrá ir bien, si la conoces en cambio todo será más fácil ya que dominarás el campo al que te quieres dedicar. Ejemplo: no abras una panadería si te dedicaste 15 años a ser abogado corporativo.

No tengas pena en pedir ayuda. Cuando inicié como empresaria, varios amigos me prestaron sus oficinas para realizar mis entrevistas de candidatos, ya que no me era posible realizarlas en casa. Te puede sorprender lo mucho que la gente te puede ayudar cuando arrancas un negocio.

Involucra a tus hijos en tu negocio. Hazlo siempre que puedas, ya que es el patrimonio que les estas dejando, y aparte constituye una gran arma educativa que no van a obtener en la escuela.

Forma un equipo de trabajo eficiente. Si estas rodeada de personal preparado y eficiente, ellos te quitarán una carga en cuanto a que se cumplan los objetivos que les planteaste.

Establece prioridades. Priorizar los asuntos personales y empresariales es indispensable para no gastar tu tiempo en situaciones no productivas.

Capacítate. No importa cuál sea tu carrera o tu área de experiencia siempre capacítate, es cierto que entre más preparada estés, mejor responderás a los retos que se te presenten.

Disfruta de tus ratos libres. Aunque a veces estos parecen no existir, es importante que dispongas de espacio para tener tiempo con tus amigos, con la familia, practicando algún deporte o desarrollando un hobbie.

Si tus hijos son pequeños, busca una escuela que tenga servicio de guardería, ya que habrá ocasiones en que las actividades de la empresa te absorban. Además, contrata un buen contador o contralor, ya que el te podrá decir desde un punto de vista financiero en dónde hay que hacer correcciones, recuerda que manejar un negocio no es una caridad, la empresa se abre con el objetivo de obtener utilidades.

Ser esposa, madre y ser empresaria, es una maravillosa experiencia. Si la tienes felicidades y aprovéchala al máximo.

0 shares
Artículo anterior

Guatemala jugará el Mundial de la Budweiser Cup 6v6 2014

Artículo siguiente

Fabulosos regalos para mamá este 10 de mayo

Deja un comentario