Two people streching their legs in gym.

El entrenador llama a tu puerta

Olvídate del cansancio y la flojera de acudir a un gimnasio, de salir a correr o de someterte a extenuantes horas de spinning en un pequeño y aglomerado salón de clases. Hoy, con la ayuda de un personal trainer, puedes lograr la figura que tanto anhelas sin siquiera salir de tu casa

Un personal trainer es el que crea un entrenamiento físico especialmente para ti que prefieres, por seguridad o comodidad, ejercitarte en tu casa. Sin embargo, no tiene nada parecido con los programas de ejercicios que durante tanto tiempo has practi­cado en el gimnasio. Para lograrlo, el personal trainer va a tu hogar con todos los implementos necesarios como mancuernas, pelota gigante, bandas elásticas y un tapete, entre otras co­sas. Todo con el único objetivo de ayudarte a tonificar, moldear e incluso de reducir los kilos y medidas que no has podido eliminar con nada. O bien, si así lo deseas, te enseña a usar los objetos que tienes a la mano como toallas, bancas, sillas, escaleras, sillones, escobas, etcétera, de esta manera podrás continuar con tu entrenamiento aún cuando el instructor no asista. Así podrás contar con un programa de entrenamiento diseñado especialmente para ti, para las necesidades específicas que tiene tu cuerpo.

Puntos a favor

Al no trasladarte de un lugar a otro, evitarás el tráfico automovilístico de las horas pico (antes y después del trabajo) y ahorrarás tiempo, que bien puedes utilizar para disfrutar más de tu familia, amigos o bien de cualquier otra actividad como la lectura, el cine o un café con tus amigas.

No tendrás que esperar a que otros desocupen los implementos o equipo que necesitas para ejercitarte. Serán sólo tuyos.

Te olvidarás de una vez por todas de los “fisgones”. Aquellos que en lugar de ejercitarse sólo van a ver qué “pescan” o bien a “deleitarse la pupila”.

Te sentirás más motivada. Un entrenador personal se dedica sólo a ti, te anima cons­tantemente a mejorar en la calidad de tus ejercicios.

Lograrás mejores resultados en menos tiempo, ya que el “personal trainer” te exige más en el desempeño de tus ejercicios porque sus ojos están puestos sobre ti. Te hará sudar la “gota gorda”.

No te aburrirás. Cada día te hará practicar una rutina diferente para trabajar distintas zonas de tu cuerpo.

Te sentirás más comprometida a no fallar.

¡Es hora de empezar!

Quizá el único pequeño inconveniente es que contratar a un entrenador personal  es un lujo, ya que el costo de cada sesión varía de acuerdo con la zona en que vivas.

Sin embargo, una de las tantas ventajas de un entrenamiento personalizado en casa es que jamás te aburrirás, ya que en él se incluyen diferentes actividades físicas que disfrutarás al máximo. Por ejemplo, para este tipo de programas de acondicionamiento físico, se recomienda:

Actividades aeróbicas, aquellas que exijan un esfuerzo del sistema cardiovascular como caminar, correr, subir y bajar escaleras o usar la bicicleta fija, todo con el fin de eliminar kilos y medidas. Lo recomendable es hacerlas durante 30 minutos, mínimo tres veces por semana. Combínalas con otros ejercicios.

Practicar un programa diferente cada día de la semana, (obviamente diseñado por tu entrenador personal) como Pilates, yoga, Tae Bo o Balance Training, entre otros.

Complementar tus programas con ejerci­cios de estiramiento, tonificación muscular y flexibilidad.

Y por supuesto seguir una dieta balanceada y con todos los nutrimentos, te ayudará a asimilar lo necesario. Evita las grasas, refrescos embo­tellados, harinas refinadas y azúcar. Porque de nada serviría tanto esfuerzo físico si la alimenta­ción no es nutritiva y equilibrada a la vez.

Bebe de 2 a 3 litros de agua diariamente,

Etiquetas:
0 shares
Artículo anterior

Segura Viudas… ¡Las mejores burbujas!

Artículo siguiente

Pera o manzana ¿cuál es tu figura?

Deja un comentario