meningitis2

Día mundial contra la Meningitis

24 de abril: Día Mundial contra la Meningitis. Guatemala se suma a las 24 horas contra la meningitis

El 90% de los pacientes que adquieren meningitis son individuos sanos.Una persona afectada por la meningitis podría morir o quedar incapacitada.

 

En el marco de la celebración del Día Mundial Contra la Meningitis, la Americas Health Foundation,  organización latinoamericana en pro de la salud, promueve la iniciativa “24 horas juntos contrala enfermedad meningocócica”, la cual busca que toda la comunidad se involucre para prevenir la meningitis por la bacteria meningococo.[1], [2]

La Enfermedad Meningocócica Invasiva es una infección bacteriana severa que puede llevar al paciente a sufrir de meningitis (inflamación del cerebro o médula espinal) o meningococcemia (infección de la sangre). La enfermedad puede desencadenar consecuencias severas en tan sólo 24 horas, tras la aparición de los síntomas e incluso la muerte. [3],[4], [5]

En Guatemala luego de más de 10 años sin reporte de casos de meningococo, la notificación viene cambiando y según el boletín epidemiológico de los últimos 2 años,  se describen entre 5 a 13 casos de meningococo y de los pocos tipificados documentan los serogrupos C y B, la mayoría en lactantes, niños pre escolares y escolares así como en  personas jóvenes.  [6]

El Dr. Carlos Grazioso , infectólogo pediatra, recomienda prevenir esta enfermedad, mediante la vacunación, la cual actúa contra cuatro de los cinco serogrupos de meningococo de mayor circulación: (A, C, Y y W135); éstos  cambian  su circulación frecuentemente de un país a otro.[7] La vacuna consta de la bacteria inactiva y una proteína. “Si la bacteria entra al cuerpo, al estar vacunado, las defensas reconocen la bacteria y la atacan”, explico el doctor.

La inmunización se recomienda en niños, viajeros, personal de salud, pacientes con enfermedades crónicas, incluyendo los portadores de VIH, pero el riesgo lo puede tener cualquier persona. La vacuna se puede aplicar a partir desde los nueve meses de edad, -con una segunda dosis a los tres meses de aplicada- y a partir de los 2 años hasta los 55 años, una sola dosis.

Existen diferentes bacterias causantes de la meningitis. La Neisseria Meningitidis es la que provoca la meningitis por meningococo y se produce cuando la bacteria, que habita en la zona de la nariz y la garganta, se extiende en el torrente sanguíneo. Puede ocasionar septicemia meningocócica (infección en todo el cuerpo), que se caracteriza por un enrojecimeinto e hinchazón de la piel, acumulación de aire en los pulmones, compromiso de la circulación, problemas en la coagulación y choque. En estos casos la mortalidad podría ser hasta del 50%. [8]

La bacteria causante de la meningitis por meningococo, se transmite de persona a persona, a través de las secreciones respiratorias o de la garganta. Los modos de contagio pueden ser besos, estornudos, tos, el compartir utensilios y convivir con mucha gente en lugares pequeños.

Cómo reconocer este mal – Los síntomas más frecuentes son: fiebre alta, fuerte dolor de cabeza y rigidez en el cuello, sensibilidad a la luz y vómitos. Esta enfermedad puede ser difícil de reconocer, especialmente en sus estadios tempranos, porque los síntomas son similares a los de las enfermedades virales más comunes.[9] A pocas horas del contagio aparecen las lesiones en la piel, que inicialmente son parecidas a puntos rojos llamados petequias, y luego lesiones semejantes a manchas difusas de color rojo oscuro, que progresan en todo el cuerpo, sobre todo en brazos y piernas.

Sin embargo, a raíz de su severidad, la meningitis por meningococo puede obstruir los vasos sanguíneos en el cerebro y llegar a causar un derrame y lesiones cerebrales. También puede ocasionar sordera o discapacidad de aprendizaje en un 20% de los sobrevivientes, así como dañar otros órganos y ocasionar amputaciones de miembros.

La incidencia de la bacteria disminuye en una población que tenga altas tasas de cobertura de vacunación. “Esto reduce la probabilidad de que haya una diseminación bacteriana y, además, sirve de base para la inmunidad de rebaño, es decir, que las personas no vacunadas tengan menos riesgo de contraer la enfermedad, pues los individuos vacunados tienen menor probabilidad de albergar la bactería y transmitirla”, explicó el doctorGrazioso.

El 20% de los casos de pacientes con meningitis podrían resultar graves.[10] Por eso es tan importante tratar a tiempo la enfermedad, incluso cuando se diagnostica tempranamente y recibe tratamiento adecuado, un 10% a 20% de los pacientes fallecen. [11]

Sobre la campaña 24 horas contra la meningitis – A través de la página de Facebook 24 horas, Juntos contra la enfermedad meningocócica, la Americas Health Foundation, invitó a la comunidad a unirse y participar activamente en la lucha contra la meningitis por meningococo, armando un mensaje de concientización.

La Americas Health Foundation eligirá entre todos los mensajes que la comunidad haya dejado en el muro de Facebook, el que mejor contribuya a generar conciencia sobre la meningitis por meningococo, lo promocionará para que todos lo compartan.

[1] http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs141/en/

[2] Branco RG, et al. J Pediatr (Rio J). 2007;83(2 suppl):S46.

[3] Granoff DM, Harrison LH, Borrow R. Meningococcal vaccines. In: Plotkin SA, Orenstein WA, eds. Vaccines. 5th edition. Philadelphia, Pa: Elsevier Inc; 2008:399-435.

[4] CDC. Meningococcal vaccines: what you need to know. http://www.cdc.gov/vaccines/pubs/vis/downloads/vis-mening.pdf. Accessed August 4, 2009.

[5] CDC. Meningococcal disease – New England, 1993 – 1998. MMWR. 1999;48(29):629-633.

[6] Boletin  epidemiologico Guatemala.Notificacion  semana epidemiologica 17: “Meningitis Meningococica”. Centro Nacional de Epidemiologia – Ministerio de Salud Publica y Asistencia Social Guatemala. 2012.

[7] Kimmel SR. Am Fam Physician. 2005;72(10):2049.

[8] Rosenstein NE, et al. N Engl J Med. 2001;344:1378. Centers for Disease Control and Prevention (CDC). Epidemiology and Prevention of Vaccine-Preventable Diseases. 11th ed. 2009.

[9] Granoff DM, Harrison LH, Borrow R. Meningococcal vaccines. In: Plotkin SA, Orenstein WA, eds. Vaccines. 5th edition. Philadelphia, Pa: Elsevier Inc; 2008:399-435.

[10]  Rosenstein NE, et al. N Engl J Med. 2001;344:1378. Centers for Disease Control and Prevention (CDC). Epidemiology and Prevention of Vaccine-Preventable Diseases. 11th ed. 2009.

[11] Organización Mundial de la Salud (OMS) http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs141/es/index.html

0 shares
Artículo anterior

20 años de arte y cultura

Artículo siguiente

Nueva dimensión de belleza

Deja un comentario