intevisa-ft1

CONJUNTIVITIS

¿Qué es la conjuntivitis?

Conjuntivitis es el término usado por los médicos especializados en ojos (oftalmólogos), para describir una inflamación de la conjuntiva. En términos simples, la conjuntivitis es simplemente la causa más común del ojo rojo.

La parte blanca del ojo (esclerótica) esta cubierta por una membrana delgada y opaca que se llama conjuntiva que produce una capa de mucosidad y lubrica la superficie del ojo. Normalmente, ésta tiene finos vasos sanguíneos que pueden ser observados en una inspección más de cerca. Cuando la conjuntiva se irrita o se inflama, los vasos sanguíneos que la irrigan se agrandan, se vuelven mucho más prominentes y el ojo se torna rojo.

¿Cuáles son las causas de la conjuntivitis?

Hay varias causas de irritación de los ojos que pueden causar conjuntivitis. Las más comunes son las infecciones, las alergias y los factores irritantes en el medio ambiente. Eso se debe a que la conjuntiva es un tejido simple que responde a todos estos estímulos en una sola forma: se torna roja. Las causas infecciosas de la conjuntivitis incluyen las infecciones bacterianas y las virales. Las infecciones bacterianas como el estafilococo o estreptococo causa enrojecimiento en los ojos y cantidades considerables de pus. Si la cantidad de secreción es demasiada, podría ser una infección aguda y es aconsejable consultar inmediatamente al oftalmólogo. Por otro lado, algunas infecciones bacterianas pueden ser crónicas y pueden no producir secreción o producir tan poca cómo una leve escama en las pestañas por la mañana.

Los virus son también causas comunes de conjuntivitis. Algunos virus producen los ya familiares ojos rojos, el dolor de garganta y el goteo de la nariz de un catarro común. Otros sólo infectan un ojo. La conjuntivitis viral usualmente produce una secreción acuosa y aproximadamente dura de una a dos semanas.

Las conjuntivitis infecciosas, ya sean bacterianas o virales, pueden ser verdaderamente contagiosas, así que el contacto con las lagrimas del paciente a través de pañuelos o toallas debe evitarse. Es recomendable lavarse las manos después de tener contacto con el paciente lo que ayudará a prevenir la propagación y contagio de la infección.

Las alergias también tienden a causar un tipo de conjuntivitis que produce secreción. Algunos tipos de alergias, como la de la fiebre del heno, causa picazón en los ojos, mientras que otras pueden producir solamente un enrojecimiento crónico en los ojos. Finalmente, los irritantes del medio ambiente como el humo o los gases pueden causar conjuntivitis. Cualquier tipo de conjuntivitis se puede empeorar debido a la resequedad en los ojos.

¿Cuáles son otras causas del enrojecimiento de los ojos?

Hay varias enfermedades de los ojos que pueden producir enrojecimiento de los ojos y que pueden producir ceguera a menos que se diagnostiquen y traten a tiempo. Es importante evitar confundirlas con conjuntivitis, así que una evaluación médica de los ojos enrojecidos hecha por un oftalmólogo es siempre una buena idea. Esto es especialmente importante si se presentaran algunos de estos síntomas: dolor, visión borrosa o sensibilidad a la luz; ya que éstos no son síntomas comunes de la conjuntivitis simple. Dolor, visión borrosa o sensibilidad severa a la luz pueden ser signos de glaucoma, una úlcera en los ojos o una inflamación en la parte interna del ojo.

¿Por qué es importante someterse a un examen médico de los ojos?

Las enfermedades de los ojos pueden ocurrir a cualquier edad. Muchas enfermedades de los ojos no presentan síntomas hasta que la enfermedad ha causado algún daño. Ya que la mayoría de las causas de la ceguera se pueden prevenir si se diagnostican y tratan a tiempo, los exámenes médicos regulares realizados por un oftalmólogo son muy importantes. ¿Por qué un oftalmólogo? Porque un oftalmólogo brinda un cuidado total de los ojos: médico, quirúrgico y óptico.

0 shares
Artículo anterior

Manualidades Mary Ahorro, Innovación y Creatividad

Artículo siguiente

Pterigión y Pingüécula

Deja un comentario