shutterstock_14066875

Alimenta tu Juventud

Hoy más que nunca, deseamos mantenernos jóvenes por mucho tiempo. Y aunque los cambios en nuestro organismo son evidentes e inevitables con el paso del tiempo, no tenemos por qué resignarnos a que los años causen estragos en nuestro cuerpo.

Todo depende de qué manera cuidamos de nosotras mismas. Si sabemos que el ejercicio es eficaz para mantenernos en forma, pero hay algo mucho más importante que esto. Y es que la belleza y la salud empiezan desde adentro, es decir, si aprendemos a llevar una dieta balanceada lograremos retrasar el envejecimiento y prevenir las típicas enfermedades crónicas de nuestro tiempo. SOMOS LO QUE COMEMOS: Sin duda alguna, comer es uno de los mayores placeres de la vida. Saborear exquisitos platillos es un deleite. Pero se además de darle gusto a nuestro paladar procuramos ver a la alimentación como una herramienta útil para mejorar nuestra salud, obtendremos grandes beneficios. La razón es que el tipo de alimentos que consumimos y la forma en que están equilibrados determinan en gran medida en cómo nos sentimos. Lo que comemos puede afectar nuestro peso, nuestros niveles de colesterol, presión arterial, la regulación de insulina, la función cerebral y hasta nuestra salud emocional y sistema inmunitario. Juega un papel importante, junto con los genes, para determinar si tendremos una vida sana y prolongada o un ataque cardiaco, diabetes o cáncer. Hoy se calcula que las primeras causas de enfermedad y muerte en nuestro país (enfermedades cardiovasculares, diabetes y cáncer), están relacionadas directas o indirectamente con la nutrición. Está comprobado que una buena alimentación las puede prevenir casi al cien por ciento. Incluso se ha descubierto que existen alimentos que ayudan a prevenirlas y tratarlas. NOS OXIDAMOS: El envejecimiento está relacionado con la aparición de los llamados radicales libres, que son moléculas que se forman cuando el oxigeno de las células se ponen en contacto con elementos del medio ambiente y con ciertos co0mponentes de los alimentos. Esta unión hace que las células se oxiden y, por lo tanto, que la piel pierda su elasticidad, firmeza y que se deshidrate, y como resultado aparezcan las líneas de expresión antes de tiempo (envejecimiento prematuro). Otros factores que influyen en el envejecimiento prematuro son: falta de ejercicio, poco consumo de agua, tabaquismo, alta ingesta de grasas saturadas animales y conservadores en exceso. Bajo consumo de fibra y antioxidantes; exposición al sol sin protección; excesivo consumo de alcohol; estrés, no dormir lo suficiente y exposición constante a la contaminación ambiental. EVITA EL ENVEJECIMIENTO: Pero no todo está perdido, se ha comprobado que podemos prevenir el envejecimiento prematuro si aprendemos a comer de manera saludable. No se trata de matarnos de hambre o sacrificar el sabor, sólo al realizar algunos pequeños cambios como comer pescado al menos dos veces por semana, añadir una o dos raciones de verdura a nuestra dieta cotidiana y agregar cereal integral en el desayuno, haremos mucho para conservarnos bien. A continuación te daremos algunas sugerencias para comer mejor:

 

• Consume por lo menos 4 raciones de frutas al día (naranja, piña, guayaba, melón, fresa, papaya), 3 trazas de verduras al día (brócoli, champiñones, pimientos espinacas).

• Consume 3 raciones de grasa vegetal al día (3 cucharadas de aceite olivo o girasol o soya o 10 nueces o almendras o ½ aguacate, que son una muy buena fuente de vitaminas A; D y E y ácidos Omega 3 y 6). Pero no te3 excedas porque contienen un lato contenido de grasas y por consiguiente de calorías.

• Procura consumir 8 raciones de productos elaborados con harina integral (pan, tortilla de maíz, arroz integral o salvaje o macrobiótica, pastas integrales, avena, etc.)

• Toma una copa de vino tinto al día (contiene fenoles que son antioxidantes).

• Come mucho jitomate (contiene licopeno que es también antioxidante).

• Consume por lo menos 6 raciones de proteínas al día (pollo a la parrilla, atún, salmón, arenque, sardinas, quesos).

• En cuanto a las verduras, puedes co0nsumirlas libremente, pero cuida de no excederte al comer frutas ya contiene grandes cantidades de fructuosa que es tipo de azúcar, lo que puede provocar el aumento de peso y niveles altos de azúcar en la sangre.

• Modera el consumo de carne roja y huevos, a sólo 2 veces por semana.

• El pescado es la fuente de proteínas que puedes consumir con mayor libertad. Los azules (atún, sardina, salmón); son una rica fuente de ácidos grasos Omega 3 que ayudan a disminuir los niveles triglicéridos en la sangre.

• Ingiere alimentos ricos en vitaminas C, A, E y D; y en minerales como el zinc, cobre, selenio y cromo, que son antioxidantes (previenen la oxidación de las células).

• Limita la sal.

• Come la cantidad adecuada para tener un peso saludable. Cuando los años pasan necesitamos menos calorías y aumentamos de peso fácilmente.

• Disfruta la comida. Saborea cada bocado, comparte tus comidas con amigos y familiares. Incluso si estás sola, siéntate en la mesa, no frente a la televisión.

0 shares
Artículo anterior

Hyndai satisface a sus clientes

Artículo siguiente

¿Conoces tus derechos en la sexualidad?

Deja un comentario