rh

Alcanza todas tus metas, renueva tu energía

¿Te quedas hasta tarde en la oficina? ¿Acostumbras llevarte trabajo a la casa? ¿No tienes tiempo ni para comer?. Entonces, este artículo es para ti.

 

Siempre hemos sabido que el tiempo es un recurso limitado y por más que tratemos de estirar los días (trabajando incluso hasta la madrugada), éstos seguirán teniendo las mismas 24 horas. La buena noticia es que podemos sacarle más provecho a cada jornada si logramos administrar mejor nuestras fuentes de energía, y abandonamos de una vez por todas la batalla contra el reloj. “El problema central de trabajar largas horas es que el tiempo es un recurso finito. Pero la energía es una historia diferente”, advierten Tony Schwartz y Catherine McCarthy, expertos de la organización Energy Project con sede en Nueva York.

De acuerdo con ellos, nuestra energía proviene de cuatro fuentes principales: el cuerpo, las emociones, la mente y el espíritu. Pero lo más interesante es que cada una de éstas “puede ampliarse sistemáticamente y renovarse de forma regular al establecer ciertos rituales o comportamientos intencionales en horarios precisos, con el fin de volverlos inconscientes y automáticos tan pronto como sea posible”.

FUENTE DE ENERGÍA
1. EL CUERPO
Todas conocemos la importancia de mantener hábitos saludables y a nadie le sorprende escuchar que comer de forma inadecuada, no hacer ejercicio, dormir y descansar poco, disminuye los niveles de energía del cuerpo, así como nuestra habilidad de manejar las emociones y nuestra capacidad de concentración. Y a pesar de esto, muchas seguimos llevando estilos de vida que nos alejan del bienestar: salimos de casa sin desayunar, dormimos poco, retrasamos la hora de comer y, para colmo, dedicamos poco tiempo a nuestros seres queridos.

El resultado es que vamos por el mundo con una sensación permanente de cansancio que nos impide dar lo mejor de nosotras. No obstante, Schwartz y McCarthy han encontrado que es posible romper con estos malos hábitos si logramos integrar ciertos comportamientos -que ellos llaman “rituales”, porque ocurren en momentos específicos del día- para restablecer nuestra energía física. He aquí algunos de los rituales que recomiendan para reponer la energía física.

‣ Come bien. Este es un hábito crucial y supone abandonar la costumbre de hacer sólo dos comidas fuertes al día. Es mejor adoptar una dieta de cinco pequeñas comidas (tres de ellas ricas en proteínas y dos refrigerios ligeros), con espacios de tres horas entre cada una. Los estudios demuestran que esta dieta ayuda a mantener alerta el metabolismo y mantiene constantes nuestros niveles de energía a lo largo del día.

‣Mueve tu cuerpo. El reto consiste en encontrar 30 minutos al día (o al menos 4 veces a la semana) para practicar alguna actividad física, aunque sólo sea caminar. Pero, ¿sabías que puedes dividir esos 30 minutos en dos y hasta tres partes? Sí, no necesitas hacerlo todo de un tirón; puedes hacer caminatas de 10 minutos por la mañana, antes o después de comer y finalmente al salir del trabajo.

FUENTE DE ENERGÍA
2. LAS EMOCIONES
Administrar mejor nuestra energía consiste también en aprender a controlar nuestras emociones y detectar cómo nos sentimos bajo ciertas circunstancias. Por desgracia, si no tenemos buenos periodos de recuperación física, no estamos en condiciones de mantener emociones positivas por mucho tiempo. Cuando nos vemos enfrentadas a demandas excesivas de trabajo y a retos cada vez más difíciles de alcanzar, solemos experimentar emociones negativas debido a que se desencadena la reacción de “lucha y huída” y, como resultado, nos volvemos irritables, impacientes ansiosas e inseguras.

Este tipo de emociones desgastan la energía emocional y pueden causar fricciones en nuestras relaciones con los demás, además de que nos impiden pensar con claridad. Pero no te preocupes, porque existen algunos rituales sencillos para mejorar tu estado de ánimo.

+ Respira con el abdomen. Este sencillo ejercicio ayuda a eliminar las emociones negativas. Busca un lugar tranquilo para hacerlo. Inhala todo el aire que puedas haciendo que tu abdomen se inflame y exhala lentamente durante cinco o seis segundos. Repite la operación cuantas veces lo requieras. Sentirás cómo te relajas inmediatamente y cómo disminuye la presión psicológica.

+ Demuestra aprecio por los demás. El ajetreo cotidiano hace que, a veces, se nos olvide expresar gratitud o reconocimiento por los demás, pero Schwartz y McCarthy han encontrado que las manifestaciones de afecto son muy benéficas tanto para el que las hace como para el que las recibe, y entre más detalladas y específicas sean, mayor es su efecto.

FUENTE DE ENERGÍA
3. LA MENTE
Muchas personas gastan buena parte de su tiempo productivo atendiendo diversos distractores que minan su capacidad para concentrarse en lo que es verdaderamente importante. En casi todos los ambientes laborales, ser multitask (atender varias tareas al mismo tiempo) es visto como una ventaja, cuando en realidad se trata de un comportamiento que afecta negativamente nuestro desempeño. Según Schwartz y McCarthy, el cambio temporal de atención de una tarea a otra -como detenerse para responder llamadas telefónicas o e-mails- incrementa hasta 25% el tiempo que necesitamos para atender la tarea en la que estábamos, por lo que resulta “mucho más eficiente concentrarse totalmente durante 90 o 120 minutos, tomar un descanso, y luego concentrarse en la siguiente actividad”.

La experiencia de estos expertos con distintos grupos de ejecutivos les ha mostrado que, una vez que la gente se da cuenta del alto costo que pagan por no poder concentrarse, comienzan a implementar pequeños cambios para reducir las interrupciones que la tecnología ha traído a nuestras vidas. Por ejemplo, Dan Cluna, vicepresidente de ventas de Wachovia, la famosa empresa de servicios financieros, diseñó dos métodos para concentrarse mejor. El primero consiste en dejar su escritorio e irse a la sala de juntas, lejos del teléfono y el correo electrónico, siempre que tiene que realizar tareas que demandan su atención al 100%. El segundo es apagar su celular durante las reuniones para evitar las interrupciones y poder escuchar atentamente a cada miembro de su equipo. Otras opciones para concentrase mejor son:

‣ Ponle horarios al e-mail. La mayoría de la gente sobrevalora la pronta respuesta del correo electrónico, pero lo cierto es que podemos establecer horarios fijos, en la mañana y en la tarde, para responder nuestros mensajes y evitar que éstos interfieran las tareas que requieren toda nuestra concentración.

‣ Explota al máximo tu primera hora el día. Este es un método ideal para movilizar tu energía mental. Consiste en identificar el día anterior la tarea más importante del día siguiente con el fin de darle prioridad y abordarla en primer lugar, incluso antes de revisar tu correo electrónico. Trabajar de esta forma te permite una concentración extraordinaria porque estás sumamente fresca. Además, avanzar en lo más importante desde el inicio del día te puede hacer sentir súper productiva cuando apenas sean las 10 de la mañana.

FUENTE DE ENERGÍA
4. EL ESPÍRITU
No cabe duda que actuamos con mucha más alegría y entusiasmo cuando vemos el sentido y propósito de las cosas que nos toca hacer. Esto sucede porque la satisfacción y la efectividad en el trabajo están relacionadas con nuestros valores, es decir, con esas cosas en las que realmente creemos y que nos motivan para actuar. Por esta razón, es importante que seamos capaces de identificar los siguientes tres aspectos:

‣ Cuáles son nuestras fortalezas: qué es lo que más nos gusta hacer y qué tareas hacemos muy bien. Esto con el fin de tratar de hacerlas más seguido y lograr mayores satisfacciones durante el día.

‣ Qué es lo más importante para nosotros: nuestra pareja, la vida familiar, realizar algún deporte o aprender alguna nueva habilidad. Muchas personas vemos que nuestro trabajo interfiere con otras cosas que también nos interesan, pero si logramos establecer tiempos para estar con nuestros seres queridos o para realizar otras actividades que también disfrutamos, veremos el trabajo desde una perspectiva más optimista. Así que ya lo sabes, administra mejor todas tus fuentes de energía y verás que puedes ser más eficiente y productiva con sólo integrar unos cuantos cambios a tu vida.

3 Tips para reponer tu energía:

* Toma pequeños descansos: Según Schwartz y McCarthy, existen ciclos de entre 90 y 120 minutos en los que pasamos de un estado de mucha energía a otro en el que ésta disminuye considerablemente. Al final de cada ciclo, el cuerpo busca recuperarse, y lo manifiesta con bostezos, hambre y falta de concentración. Para reponernos, basta con dejar nuestro escritorio y tomar pequeños descansos de cinco a 10 minutos en intervalos específicos.

* Elige sentirte bien: Otro tip para mantener un buen nivel emocional es reconocer que en todas las circunstancias, por difíciles que sean, siempre podemos elegir sentirnos un poco menos mal, e incluso, llegar a sentirnos bien si sacamos provecho de las duras experiencias de la vida. Una forma de hacerlo es evitar caer en el papel de víctima. Si las cosas salen mal por circunstancias externas, ¡no te lamentes!, analiza qué puedes hacer para remediarlo y sigue adelante.

*Cómo podemos practicar nuestros valores: Se trata de buscar hacer cosas que realmente nos motiven, no importa si se limitan a hacer nuestro trabajo lo mejor posible (lo que es siempre bienvenido) o servir como voluntarias en alguna organización que apoye causas ecológicas, sociales o artísticas. Fortalecer nuestros valores y pasar más tiempo con la gente a la que queremos, nos ayuda a generar una energía positiva

 

0 shares
Artículo anterior

Nueva Samsung T9000

Artículo siguiente

¿Cómo ser líder en la familia y en el trabajo?

Deja un comentario