5-FRASES

5 frases que un gerente nunca debe decir

Hay dichos que parecen inofensivos, pero que pueden tener un fuerte efecto en el desempeño de los colaboradores.

 

La formación de un gerente es un trabajo continuo, que nunca termina. Las experiencias se van sumando poco a poco y van fortaleciendo el estilo gerencial que da como resultado un liderazgo efectivo. Sin embargo, lo ganado puede perderse fácilmente en esos momentos de desesperación en los que hablamos de más. Antes de decir algo de lo cual nos podamos arrepentir es mejor respirar profundo.

1. “No quiero más chismes”: Error común de los gerentes. Una parte importante de la labor gerencial es escuchar a tu personal. Esto te ayudará a resolver problemas de operaciones, incluso los de naturaleza inter-personal. Estos últimos son los que generan más tensión en un grupo de trabajo y reducen la productividad. Cierto es que algunos problemas no los podrás resolver, pero el simple acto de escuchar, ayudará a la persona involucrada a liberar su estrés y permitirá que reanude su trabajo con más energía.

2. “Estaba aquí el sábado y no te vi”: En ocasiones, la empresa necesita el apoyo de todos en horas no laborales, y ahí debemos estar disponibles. Sin embargo, si esto se vuelve recurrente es signo de que algo está mal en tu área, y requieres analizarlo con precaución. El tratar de resolver todo mediante horas extras de tu equipo, terminará desgastando al personal y en el corto plazo disminuirá la productividad.

Como gerente tienes derecho a trabajar las horas extra que tú quieras, incluyendo los sábados, pero es un error meter a tu equipo en esta dinámica. Todos sabemos que el síndrome del “workaholic” tiene series consecuencias en materia de salud y familiar.

3. “No olviden que ya vienen las evaluaciones anuales”: Es una frase sutil que recuerda al personal quién tiene el poder. Muchas personas son sensibles a este tipo de comentarios, y en lugar de “asustar” e “imponer”, termina desmotivando. No es necesario enfatizar al equipo que tú eres el jefe.

4. “Siempre lo hemos hecho así”: Esta es la mejor forma de matar la creatividad de tu equipo. Entre tus responsabilidades está el encontrar mejores formas de hacer las cosas, y una de las principales fuentes de innovación son las propuestas de los empleados. Si en tu empresa no existe un programa formal que incentive la innovación en productos, procesos y/o procedimientos, ¿por qué no creas uno junto con tus colaboradores?

5.”Hazlo bien”: Recordemos que el diablo está en los detalles. Parte de la labor de un gerente es comunicar sus expectativas de manera clara, dar herramientas para hacer un buen trabajo, fijar tiempos de entrega razonables y ofrecer ayuda en caso de ser necesaria. Si tu equipo tiende a equivocarse, o tiene un desempeño inferior, probablemente estás cometiendo errores de comunicación, y no eres el líder mesiánico que todos los gerentes creemos ser.

0 shares
Artículo anterior

Competencia de coctelería

Artículo siguiente

Ponle pasión a tu carrera y tu vida

Deja un comentario