shutterstock_115933708

2014, hacia dónde vas?

De manera particular y muy personal, te deseo que todas las cosas que te dio el año 2013 hayan dejado un aprendizaje en ti;

saber que se puede lograr más con optimismo, alegría, seguridad y confianza, y un gran cariño hacia ti misma. Si no fue tan bueno… es parte de la vida, y no es que sea malo, todo es parte de nuestro aprendizaje: Nos ayuda a diferenciar las cosas buenas de las no tan buenas, a tomar buenas decisiones, y a tomar las situaciones negativas como grandes lecciones. Así que tú eliges, y que este año 2014 permitas que Dios, la vida y el universo… y TÚ hagan de tu vida lo que realmente mereces.

Y pase lo que pase, nunca olvides el agradecimiento por las cosas preciosas que pasan en nuestra vida… y por las desagradables también, pues ellas te sirvieron y te servirán de mucho cuando tengas que tomar decisiones y elecciones.

Así que ya listas, a poner todo de nuestra parte, muy positivas, con ganas de meternos al mundo en el bolsillo…. Ah, porque tienes que tener así muchas… Muchísimas ganas, eh? Arregla muy bien tu casa, limpia, ordena y refresca todo!!

Yo estoy muy segura de que todo lo que emprendas para tu bienestar, aunque no te resulte fácil… todo finalmente estará muy, pero muy bien!

AHORA: Si hay cosas que debes cambiar, obsérvalas con atención, Y PREGÚNTATE SI DEBEN ESTAR EN TU VIDA… para que así sepas cómo y qué debes hacer para desprenderte de ellas en este momento.

Espero que estas sugerencias te ayuden a comprender mejor lo que quiero decirte:  Los milagros existen: Son inexplicables, por eso se llaman milagros.  El perdón: Si algo tienes que perdonar, hazlo ahora.   La felicidad interior existe. ¡Por supuesto que sí!

Una vez que tengas en claro y veas todo esto objetivamente, ¿te quedarás de brazos cruzados, o darás vuelta a la página? Tú eliges.

Una mujer puede, y debe, elegir su propia vida, mas no aceptar ni resignarse cuando algo –o mucho- marcha mal en ella. Poder elegir es un regalo divino del cual debemos estar muy agradecidas.

De manera personal, te pido que nunca retrocedas. Descansa, es necesario y saludable. Pero JAMÁS te des por vencida: Sigue tus sueños, tus propósitos, haz de tu vida una vida interesante. Escucha a tu corazón, pues el hacerlo es más sabio de lo que puedas creer -sin olvidar la razón, claro está. Estos dos aspectos unidos hacen de nuestra vida una vida equilibrada.

Finalmente, sea lo que sea, tú debes saber qué es exactamente lo que deseas para tu vida. ¿Qué es lo que deseas?

¿Eso deseas? Muy bien, entonces: Sonriente, con los brazos abiertos, la mirada limpia… y una gran paz: Eso recibirás, exactamente eso, en lo que estás pensando que con todo corazón deseas para tu presente. Te aseguro… eso recibirás.

“Ya no eres la misma que fuiste hace dos días, hace tres meses, hace un año… por lo tanto, no hay nada a qué volver. Cierra la puerta, cierra el círculo. Ni tú eres la misma, ni el entorno al que regresarías no es igual, porque en la vida nada se queda quieto, nada es estático. Es salud mental, amor a ti misma, despedirte de lo que ya no está en tu vida”
– Paulo Coelho.

 

0 shares
Artículo anterior

La copa FIFA en Guatemala

Artículo siguiente

psicología Positiva

Deja un comentario